El cura y el revolucionario

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1559 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 11 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Cura y el Revolucionario entre Revoluciones

Historia Universal

Destaque las características propiamente románticas que cada autor atribuye al revolucionario y al cura (o al catolicismo), del período entre revoluciones.

El Cura (El Catolicismo)
Honoré de Balzac describe al hombre de Iglesia del período romántico no como a un hombre inerte que llora desolado entre el vestíbulo y elaltar a la espera de un milagro, sino como un ser que sociabiliza a la vez que cristianiza, vale decir, que se interesa tanto por las necesidades materiales y la miseria y que cuida el cuerpo para llegar a las almas. Es un cura romántico porque da testimonio de una vocación individual, dramatizada y heroicizada, en un mundo vuelto hostil, en donde la Providencia le ha investido, aísla y exalta suingrato ministerio. Lleva consigo los destinos inseparables de la Religión y de la Sociedad, en donde no le basta sólo con moralizar a la gente impía, sino también en convencer a una generación entera.
La teología católica de principios del siglo XIX rechaza cualquier innovación de contenido o forma, en cuanto a sus dogmas, disciplina, creencias y de su historia. La tradición exige una conversacióníntegra del depósito de la fe y una visibilidad del culto y de la institución eclesial, manifestada en la arquitectura, sacramentos, liturgia, economía y sociedad. No obstante el momento intransigente de la Iglesia Católica critica las Luces y el cuestiona su filosofía en nombre de una referencia común a la tradición. En Francia, el choque de los acontecimientos revolucionarios determinará unintento de reelaboración de los fundamentos de la verdad filosófica y del orden social, político, moral y religioso a manos de Bonald, de Maistre, Ballanche, Chateaubriand y sobretodo de La Mennais. En Italia, se pasa por un tradicionalismo menos firme, influido por Maistre y La Mennais. En el mundo Germánico (principalmente protestante), una fascinación del catolicismo se apodera de los mayoresrománticos y en torno a otros se desarrolla un romanticismo católico. En España, al tradicionalismo no se le pudo atribuir caracteres específicamente románticos. Además al tradicionalismo le costó penetrar en la enseñanza de los seminarios y se verá obstaculizada (para no revelar su rigidez y límites) la expansión en la Iglesia de un pensamiento basado en la experiencia traumática de la revolución.
Elromanticismo católico del siglo XIX participa de una reescritura de la historia con un modelo político, social y religioso de la Cristiandad de una Edad Media mítica, recreada y reinventada, en donde la ley de Cristo y de su Iglesia ha de convertirse nuevamente en la ley de los hombres. Surge la emoción y el sentimiento de la divinidad, reflejada en el arte (imaginería religiosa, en la pintura, porejemplo, prevalece celeste como representación de la virginidad) y la arquitectura religiosa, incorporándose gradualmente en el aprendizaje cristiano. Se valoriza la efusión en el seno del sentimiento religioso, porque ahí está el principal aporte de la sensibilidad de inspiración romántica en la lenta mutación de un modo de expresión del sentimiento religioso.
Existe un desfase entre lasrealidades y las representaciones del cura romántico, en donde prevalece una gran ignorancia e impermeabilidad entre cultura clerical común y romanticismo, lo cual disipa la integración del romanticismo en la enseñanza clásica de los colegios y en la cultura general, así como en la “nueva” formación sacerdotal: se privilegia el aprendizaje de un estado y la inculcación profunda y duradera de una reglade vida. Esto acentúa el carácter rural y popular del reclutamiento sacerdotal, con una educación clerigal mezquina en sustancia y en potencialidades. Así, el cura romántico, tiene un capital cultural anterior o exterior a la formación del seminario: procede de las clases acomodadas, o es un autodidacta.
Sin embargo, a partir del 1830-1840, el cura es llamado a participar en los debates y...
tracking img