El fracaso de las teorias económicas.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 21 (5233 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 8 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
“LAS TEORÍAS ECONÓMICAS Y SUS FRACASOS EN LOS PROCESOS DE
INTEGRACIÓN EN AMÉRICA LATINA. ¿SÓLO UNA LIMITACIÓN
TEÓRICA?”
AUTORA: MSc. MARILIT JOHANNA GÓMEZ GIMÉNEZ.
El presente análisis constituye un fragmento adaptado de la investigación
titulada “Una propuesta de redefinición de los fundamentos de la Integración
Latinoamericana”, a través de la cual se contribuyó a la aproximación de losprincipios teóricos que deben regir la integración latinoamericana en el siglo
XXI.
El mismo, contiene no sólo una valoración de la influencia que tuvieron los
primeros estudios provenientes de CEPAL en la conformación de los primeros
esquemas de integración en la región, también una valoración de cómo los
resultados de la aplicación de los mismos determinaron el fracaso de estos
esquemas ensu objetivo de mejorar las condiciones de desarrollo de América
Latina, ya que toda teoría tiene un reflejo en la práctica.
Entre las bases teóricas que ayudaron a definir los primeros esquemas de
integración en Latinoamérica se destacan los primeros estudios y publicaciones
de CEPAL; la historia demuestra el fracaso de todos estos intentos de
integración fundamentados en la concepcióngeneral de las reformas
promovidas por dicha institución. No obstante, ¿ Se puede considerar que fue
sólo una limitación teórica de la propia concepción de CEPAL?.
A este respecto, “el estructuralismo o desarrollismo apareció en los años 40
(…) en búsqueda de un camino hacia el desarrollo industrial capitalista y hacia
la inserción más integral en la división internacional capitalista deltrabajo”1. Por
ello adquiere vigor ante la crisis que muestra el comercio exterior
latinoamericano -de desarrollo hacia afuera- asumiendo un lugar central en el
debate sobre el desarrollo hacia adentro y la Industrialización Sustitutiva de
1 MOLINA, Ernesto. Teoría Económica. La Habana: ISRI, 2006. p. 92.
Importaciones; “el instrumental económico propuesto por la CEPAL
descansaba en la actuación delEstado para impulsar la transformación de la
estructura productiva, pretendiendo alcanzar a través de la industrialización
nacional las fuentes necesarias para promover la acumulación y el desarrollo”2.
El logro de esa industrialización por la vía de sustituir importaciones
evidentemente requería de una reforma agraria.
De igual forma, dentro de los aportes de Raúl Prebisch a esta teoría sedestaca: “el estudio de la especialización de la estructura productiva de la
periferia, para él ligada al largo período en que su crecimiento dependió de la
exportación de alimentos y materias primas, para luego tener que pasar a la
industria como fuente principal del dinamismo económico. Ya que, según su
concepción, “la industrialización de la periferia ha de proceder reiteradamente
de losimple a lo complejo, dado que se ve obligada a emprender actividades
en ramas donde el progreso técnico resulta más reducido”3; por lo que se
mantiene el carácter especializado de su estructura productiva.
Lo anterior guarda relación con el carácter desigual del desarrollo del sistema
centro-periferia, ya que los ingresos medios tienden a diferenciarse entre sus
dos polos, principalmente debidoa la disparidad de los ritmos de aumento de la
productividad del trabajo, que es mayor en los centros debido a que el progreso
técnico es mayor, fenómeno que ocurre también dentro de la misma periferia.
Aunado a ello, se verifica la influencia que tiene el deterioro de los términos de
intercambio4, que en conjunto implican una debilidad existente en la realidad de
las economías periféricas”.De allí la necesidad de la reforma de esos ingresos
para mejorar el mercado interno y reducir la polarización social.
Es en el contexto descrito que, a comienzos de los años sesenta, se reconoce
la necesidad de una proyección por arriba de los mercados nacionales para
maximizar la eficiencia del modelo ISI, para lo que se centran en la búsqueda
2 Ibídem. p. 103.
3 Ibídem, p. 43.
4 En...
tracking img