El linaje de josefina

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1243 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Autor: Inasig Betar
Título: El linaje de Josefina (¿lector o aficionado?)
Categoría: Adulto

Era una tarde de Abril de 1990 cuando escapó con el fin de llenar su vida, o por lo menos eso creo. Dudo que le haya costado mucho dejar aquel lugar; nació huérfana e imagínese; ¿sabe lo que significa eso?- Pfff!, ¡ni se lo imagina!- Sólo bastaba con apreciar esos gatunos ojos grises para dejarse caeren su pena compartiendo así su maldición. Si mal no recuerdo, dejó el orfanato con 13 años, y sin exagerar, creo con firmeza que esa criatura tenía algo de divino. La forma de su ceño acentuaba la profundidad de esos potentes ojos aleonados y su melena ondulada color curry con reflejos dorados, hacían que a su rostro se le dotase de una hermosura similar a la que vemos en las tiernas crías de losgatos.
Hablé con ella por última vez esa misma tarde, si bien me acuerdo, claro. Venía del trabajo a la hora del lucero aproximadamente. Venía, por cierto, de comprar un pan de chapata, un cuarto de manchego y un rioja donde la Mercedes, cuando a dos portales del mío me la topé. Me pareció extraño verla a esa hora en ese lugar, en el orfanato no acostumbraban dejar salir a los niños en esehorario. Sin embargo, aún más extraño me pareció lo que llevaba entre sus manos: un viejo libro de Cervantes llamado “Pedro de Urdemalas” y una pequeña manta roja que se le arrastraba por un costado. Entonces, a dos pasos de cruzarnos le pregunté qué ocurría, con algo de sana ternura por supuesto, con la intención de saber qué hacía ahí, a esas horas, caminando con una manta y un libro. Me contestó–Ahora no te lo digo por preguntón- sin siquiera voltearse para verme. Fue descabellado. No sé si pequé de impaciente la verdad; simplemente, no me espere una respuesta así de aquella monada de criatura. Error o no, nunca me imaginé que luego de aquel momento no volvería a ver a esa pobre chavalita, señor…- STOP. Apretó el botón descontento y me aclaró, luego de detener la cinta, un tantodesconsolado.
- Los archivos del orfanato son insuficientes, y la declaración de este anciano no es buena del todo.- Estaba de pie con la camisa abierta, sin dejar de pensar en el caso en ningún momento.
- Si en el 90 tenía 13, ahora tendrá alrededor de 30 años. Según los documentos de la policía, el incendió del orfanato comenzó a partir de las 20 horas, el día 5 de abril de 1990. ¿Habrá alguna relaciónentre la niña y el incendio? No figura en ninguna parte, como tampoco en la cinta que acabas de oír…- profundizó ofuscado.
- …Si la huida de la niña corresponde al día del maldito incendio acabaría con esto rápido. Sin embargo, todo este lío se aclarará por fin, si demuestro que Urdemales es aquella niña fugitiva.- Y con esto acabó luego de abrocharse el último botón del cuello.
Si te digo laverdad Carlota, no sé cómo lo hace. Es capaz de vivir intensamente cada instante, pero siempre al terminar la sesión sigue con su trabajo tal y como había llegado, como si para él nada de lo que hacemos hubiese ocurrido ni importando. Se vistió hacía unos minutos cuando, tras haberme “cogido”, cogió su billetera al mismo tiempo que se levantó del sofá, con un cigarrillo en la boca, en busca de suabrigo. Encendió el pitillo luego de sacar el mechero del bolsillo izquierdo cuando ya lo llevaba puesto. -En este caótico espacio –me dijo- si no era fácil hacer el amor resultaría imposible solucionar un caso de estafa y homicidio.- ¿Lo puedes creer? Así se despidió tras cerrar la puerta; sin ningún beso, sin un romántico “adiós cariño”. Me dejó desnuda, agotada y enamorada mientras me fumaba unode sus característicos sin filtro. Sí Carlota, el hombre que dice amarme me olvidó, una vez más, entre todos estos papeles bastos de contenidos sucios y retorcidos…-
- ¡¿Con quién hablas?! ; ¡¿Qué ocurre josefina?!- Le pregunté en varias ocasiones tras oír el incesante monólogo que le acabo de reproducir, doctor. Se lo prometo. La oía hablar con alguien, y pensé de inmediato que se trataba...
tracking img