El mercader de venecia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1542 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 22 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La vida en la casa de un mercader medieval.

Introducción.

En las plazas de las ciudades suelen verse estatuas de héroes, políticos, artistas, santos, navegantes, pero no es común que se dedique un monumento a un mercader.

En honor a Francisco de Marco Datini quien, gracias a la actividad mercantil acumuló, a finales del siglo XIV y principios del XV, una fortuna enorme que, después de sumuerte, fue cedida a los pobres de la ciudad.

El siglo XIV fue un periodo difícil para Europa, al mismo tiempo que el larguísimo conflicto entre Francia e Inglaterra conocido como guerra de cien años y que afectó también a las ciudades flamencas, desaceleraba las actividades productivas. Se fortaleció la burguesía mercantil “hombres nuevos”, uno de estos hombres nuevos era precisamente elmercader de Prato, Francisco de Marco Datini. Huérfano de un modesto tabernero, a los quince años y completamente solo dejo la Toscana para buscar fortuna en Aviñón, Francia, que en aquel tiempo era le residencia de los papas y uno de los emporios más prósperos de Europa.

[pic]

Desarrollo

El libro describe la casa de Datini y cada uno de sus espacios interiores, asimismo sus fincas, campos decultivo y las actividades que se desarrollaron en cada uno de estos lugares. Encontramos una descripción pormenorizada del patio, del jardín y el huerto, de la cocina, el comedor, la recámara, el pequeño estudio y la oficina y, finalmente, las fincas. A continuación describiremos el almacén, que nos da cuenta del tipo de víveres y cantidades que allí se guardaron; y posteriormente recrearemos eljardín y el huerto.
Entrar en el almacén de la casa Datini era un festín para la vista y el olfato. En la gran cámara abovedada, seca, fresca y escrupulosamente limpia, estaban ordenados sacos de cereales y legumbres secas (garbanzos, lentejas, habas), barriles con pescado y carne conservados en sal, cestos con almendras y pasas, castañas y nueces. Del techo colgaban jamones, mortadelas, tocinosde puerco, salchichas, vejigas llenas de unto y morcilla, higos y dátiles. Sobre las repisas, un par de grandes quesos parmesanos y otros quesos de la región puestos a añejar, que debían ser engrasados casi todos los días, frascos de confituras, ánforas de miel, recipientes de jalea. De este local, vigilado día y noche, no salía ni entraba un solo cucharón de harina que no fuera cuidadosamenteregistrado. Con mayor cuidado aún se custodiaba la reserva de vinos: unos que provenían de las haciendas de Datini; y otros, los más costosos, traídos de las demás regiones vitivinícolas de Italia y del extranjero. 
Nada mejor que tomar un escrito del propio Francisco Datini para describir su jardín:
Quise hacer un jardín frente a mi casa, de 32 brazas de largo y de 14 de ancho, lleno de naranjos,rosas, violetas y otras hermosas flores; me costó muchos florines ; fue una gran locura. Hubiese sido mejor invertirlos en una hacienda...
Había allí también granados, limoneros, emparrados y setos de laurel. Las flores se enviaban con regularidad a la vecina Iglesia de San Francisco o se usaban para trenzar coronas y guirnaldas que se usaban como adorno en las mesas de los banquetes. No podíafaltar el pozo, con brocal de piedra, sobre una cisterna subterránea abovedada. Los árboles del huerto, que se encontraba cerca del jardín, se plantaron cuando la casa estaba todavía en construcción. Lo cuidaba un viejo jardinero y lo supervisaba doña Margarita, esposa de Francisco. Sabemos también que las criadas trabajaban con mucho agrado en las labores del huerto. Allí se cultivaban lechugas,espinacas, acelgas, nabos, zanahorias, melones, ajos, cebollas, puerros, coles, garbanzos y habas, tan tiernas, que se desbarataban sin pasar por el fuego. Había menta, salvia, tomillo, mejorana, perejil y romero, hierbas para cocinar, y para hacer tisanas curativas y cosméticos. Aunque el huerto era vasto, sus productos se consumían con gran rapidez. 
Además de sus veinte casas y residencias...
tracking img