El milagro de dia de reyes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (691 palabras )
  • Descarga(s) : 9
  • Publicado : 26 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El milagro de día de reyes

En algún lugar muy lejano de este mundo, existía una aldea poblada de campesinos que en su mayoría se dedicaban a la siembra de la tierra, en una de las casas de esaaldea vivía una humilde familia de muy escasos recursos económicos, el jefe de la familia salía muy temprano a las labores del campo mientras que su esposa se levantaba de mañana para realizar eltrabajo de la casa acompañada siempre de su único hijo, un niño de no más de cuatro anos quien diariamente después de asistir a clases se dirigía al campo en donde su padre trabajaba para llevarle elalmuerzo.
Aquel día como todos los anteriores el niño se aprestaba a llevarle a su padre el almuerzo al campo de trabajo, para ello su mama había preparado tortillas calientes, chintextle, tepejilotesasados y frijoles refritos, los cuales cuidadosamente acomodaba en un viejo morral de yute el cual la criatura aquella cargaba bajo el brazo cruzando por las empedradas calles de aquella humilde aldea.Ese día era seis de enero día de reyes algunos niños jugaban alegremente los juguetes que por la noche les habían traído los reyes magos, por lo que el niño se detenía ocasionalmente para ver losjuguetes con que jugaban, el siempre había querido que los reyes magos le trajeran los juguetes que él deseaba, sin embargo nunca le habían concedido sus deseos, por lo que con nostalgia continuo sucamino cargando el viejo morral de yute que contenía el almuerzo.
Muy cerca ya de donde su padre trabajaba afanosamente la tierra, tenía que cruzar un viejo puente que atravesaba un arroyo en el que lamayoría de las personas que caminaban por ese lugar se detenían para tomar agua y descansar sentados a la orilla de una gran ceiba que con su frondoso follaje invitaba a todos los caminantes adescansar bajo su sombra.
Cuando el niño aquel cruzaba el puente vio que tres personas desconocidas para el se encontraban sentados a la sombra de la gran ceiba, aquello no le extraño mucho por diariamente...
tracking img