El mito del ojo celeste (egipto)

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (516 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El mito del Ojo Celeste (Egipto)
Tis, ciudad del Egipto Medio, de donde sería originaria la I dinastía era la residencia de un dios llamado Onuris (propiamente Ini-herit), nombre que significa :"El que trae a la Lejana". Esta apelación aludía a una leyenda a la que sólo poseemos versiones tardías, pero cuyo tema debió quedar fijado por lo menos desde el Imperio Medio.

El Ojo del diossolar, que a veces, toma forma de la leona Tefnut, se encoleriza violentamente contra su dueño. Habiéndose apoderado de él, la diosa ("ojo" es femenino en Egipto) se retira al fondo de Nubia y pretendequedarse ahi. Como último argumento, Onuris va a buscarla y, tras haberla trnaquilizado con sus promesas, la vuelve a llevar triunfalmente a Tis, donde el ojo recobra su lugar en el rostor del dios.Esta leyenda se ha puesto en relación con el Ojo de Horus, igual que otros mitos. Como en el mito de Horus y de Seth, el Ojo Celeste, tras haber pasado por una fase de borrosidad o desaparición, esllevado a su estado anterior.

También se ha querido poner en relación con estas especulaciones el tema del udjat (el Ojo sano). El Udjat, se explicaba generalmente, era el Ojo de Hours restablecidospor los cuidados de Tot a su estado normal tras haber sido aquél mutilado por Seth. Esta explicación sin duda fue admitida en ciertos momentos por los propios egipcios, que habían confundido losdiferentes temas mitológicos de que hemos tratado; pero parece, según el testimonio del texto de las pirámides, que, en su punto de partida, el "Ojo s ano" correspndía al segundo ojo de Horus.________________________________________
LA LEYENDA DE AMASIS

Cuenta Herodoto que Amasis había llegado al trono de Egipto desde una vil condición, ya que antes se había dedicado al robo y al pillaje.

Suelevación al trono causó una gran sorpresa y un enorme disgusto, pues los orgullosos egipcios se vieron así mandados por un hombre a quien juzgaban de clase inferior a los más bajos.

Amasis, viendo...
tracking img