El monte de fuego

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1700 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tras el comienzo de las vacaciones de verano, emprendimos un viaje unos familiares y yo a una remota isla perteneciente a un archipiélago perdido en medio del mar. Llegamos a la isla y fuimos a la casa que alquilamos. Era una casa antigua de pueblo, no muy grande, con la cocina y el comedor en la misma habitación y las habitaciones se encontraban subiendo unas escaleras en la planta de arriba, enun largo pasillo.
Decidimos dar un paseo por el pueblo. El pueblo estaba en la ladera de un monte muy escarpado, el único que había en la isla, con una curiosa forma de cono volcánico en su extremo superior. Estaba atardeciendo, había unas nubes altas de un tono rojizo y amarillento que daban unas pinceladas al cielo. Nos metimos en un recinto ferial, donde había una feria. Todo estaba vacío, nose escuchaba música y sin embargo, las atracciones estaban funcionando. La noche avanzaba y continuamos andando tranquilamente por un camino que daba a parar a una zona elevada donde podía verse toda la feria. Eran todo atracciones infantiles, excepto una que estaba al final apartada del resto que era la única para gente de mayor de edad. Consistía en una plataforma redonda situada en posiciónhorizontal que giraba en torno a un eje que estaba en el extremo de una estructura alargada dispuesta en vertical que también daba vueltas, de manera que cuando la plataforma estuviera en la parte alta, todos aquellos que se hayan montado acabarán boca abajo. Nos quedamos unos minutos viendo el funcionamiento de esa atracción y de vez en cuando las luces que iluminaban el recinto semicerrado, seapagaban. Después volvimos a emprender la marcha, bajando por el camino y me quedé mirando la atracción de cerca.
Tras estar mirando la atracción durante un momento, pues hubo dos o tres personas que querían montarse, miré hacia mi derecha y me llamó la atención que había unos callejones muy estrechos con casas muy antiguas frente a frente. Decidí introducirme en esos callejones y me fijédetalladamente que esas casas tenían un color blanco azulado, presentaban algunos desperfectos en sus fachadas. Las ventanas eran pequeñas y tenían unas rejas negras en las ventanas de los pisos superiores, no poseían mas de una o dos plantas.
Cuando salí, el grupo con el que iba había salido del recinto ferial, y empezó a llenarse de gente, además había mucha iluminación. Cuando iba a salir, había unaspuertas de cristal automáticas. Justo cuando iba a salir, dos gamberros se pusieron a reírse de mí, pero yo me contuve y proseguí mi camino. Más delante estaba mi grupo esperándome y nos fuimos a casa a dormir.
Amaneció en el pueblo y me fui con otras personas, entre las que se encontraba Alicia, a pasear por el pueblo. El día amaneció brumoso, con una densa niebla y un ambiente tétrico, ademáshacía fresco. Todo estaba oscuro, sin color, sin vida, todo muy gris. Paseando llegamos a un gran parque, que aunque no hubiera muchos árboles, había hierba muy verde, incluso ligeramente humedecida por las gotitas de la niebla. Era un parque compuesto por muchos caminos de tierra que rodeaban a parcelas de vegetación.
Me fijé que delante de nosotros había un extraño bulto. Fuimos corriendo y cuandollegamos hasta el bulto, era una mujer a la que habían asesinado. Tenía marcas de haber sido apuñalada. Cogí una pala y me puse a cavar un hoyo para enterrarla. Una vez hecho el hoyo la tiré dentro y la cubrí de tierra. Cogimos un gran plástico que cubría una extensa zona y cubrimos la zona donde había sido enterrada para que nadie viera huellas. La misma persona que la asesinó quiso ir a pornosotros también, nos advirtió a través de un mensaje que tuviéramos cuidado. Me fui con Alicia a investigar las causas del crimen ese y a encontrar al asesino y su banda.
Bajamos por el parque hasta llegar a unas instalaciones a las que se podía acceder con facilidad, puesto que no había vayas ni puertas. Nos metimos dentro, y había una rampa que hacía zig-zag que bajaba hasta abajo. Alicia y yo...
tracking img