El niño que no aprende

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7048 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Índice

Introducción …………………………………………………………. 1
Resumen …………………………………………………………... 2 a 21
Análisis …………………………………………………………… 22
Conclusión …………………………………………………………… 23
Bibliografía …………………………………………………………… 24

Introducción

Con la lectura del libro “El niño que no aprende”, pretendo entender el porqué de las dificultades que presentan los diferentes niños en su aprendizaje y asi conociendo unpoco más poder emplear mis conocimientos mejorando la educación y el aprendizaje de mis alumnos.

Resumen
Al plantear el problema del niño que no aprende, no se plan¬tea solamente, como algunos pedagogos de vía estrecha pudieran creer, el problema del niño oligofrénico, del niño débil mental; no: se plantea el problema de todos y cada uno de nosotros, que estamos, por así decirlo, ciegos frentea determinados sectores del aprendizaje, ante los que nos comportamos como si fuésemos verdaderos retrasados u oligofrénicos. SI acaso en la mayoría de aspectos de nues¬tra vida social no se comprueba ese retraso, es porque en otros aspectos nos destacamos lo suficiente como para compensar ese defecto, y pasar por niños grandes que aprendemos.
En efecto: el problema del niño que no aprende nosva a llevar a enfrentarnos con un concepto fundamental de la pedagogía moderna, 4ue con los principales problemas de organización social que enfrenta hoy la humanidad. ¿Por qué? Porque ese ni¬ño que no aprende, que mañana será un adulto que tiempo, o aprende, va a ser el enfermo, va a ser el delincuente, él y es adaptado social, el desvalido que gravita parasitaria¬mente sobre una economía ya de síharto justa y precaria; o bien —lo que es peor— va a ser el gobernante de un país, lo arrastre a la guerra o a una continua perturbación que impida asentar el mundo sobre bases justas y equi¬libradas.
no es tan fácil como parece, una vez que se ha pasado el nivel escolar, el diagnosticar al débil mental. De otra parte, hay otra consideración que ensombrece el problema: es un criterio profano,pero enormemente es¬parcido entre las gentes ignaras y entre los pedagogos no muy al tanto de las cosas, el de que es cuestión de esperar hasta cierto nivel de edad para poder acometer, con rela¬tivas garantías de eficacia, la tarea de recuperar el retra¬so del niño deficiente. Son muchos, muchísimos, los médi¬cos, y no pocos los pedagogos, que cuando una madre in-quieta o ansiosa se les acercadiciendo: "Mire usted que yo encuentro que mi criatura —de dos, tres, cuatro o cinco años—, en determinados aspectos, está retrasada; no la veo con la viveza, con el promedio de adaptación que yo desea¬ría", le dicen: "Pero, señora: no se preocupe usted; deje usted de estar angustiada; deje que el niño crezca; ya lle¬gará el instante en que el niño recupere su retraso y se des-arrolle como losdemás". Si a eso se agrega el hecho de que los padres, en su afán de ver a su chico normal, cuentan las adquisiciones absolutas del muchacho y no las relativas.

NECESIDAD DE INTERVENCIÓN PRECOZ

Si se tiene en cuenta el hecho de que cuanto más avanza el individuo en la curva vital, a Igualdad de retraso, su di¬ficultad para adaptarse a la vida crece en progresión geo¬métrica; es decir, que sí unniño, por ejemplo, de doce se¬manas, presenta un retraso de madurez vital de cuatro se¬manas, cuando ese niño tenga un año, tendrá un retraso vital de cuatro meses, y cuando ese niño tenga doce años, tendrá, suponiendo que las cosas vayan Igual, un retraso i vital de cuatro años; es decir: que ese tercio de retraso se * irá traspasando a la zona de sus hábitos normales; si tene-mos en cuenta esoshechos, se comprenderá la urgencia de la intervención en el problema, y que no solamente se pida al maestro que en cuanto Ingresa el niño en la escuela sea capaz de conocer su madurez vital, sino que se ha de pedir al médico y a los padres, y a todos aquellos que se preocu¬pan por la formación de los seres, que desde el nacimiento, y, si pudiese ser, desde su concepción, sigan con singular...
tracking img