El nilo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (803 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL NILO

..DE súbito, óyese bajo el cielo un fragor lejano, dijéranse un trueno formidable. Resuena una exclamación en todas partes: ‘’ El Bahar’!, el rio!, y los millares de hombres que acampanen el lecho, huyen precipitadamente con cuanto poseen. Aunque estos nómadas calculan el tiempo según la luna y las estrellas, su pereza, su fatalismo, propio de los hijos del desierto; hacen que todoslos años se dejen de sorprender por el río que a mediados de Junio desciende de la alta montaña. Bastan pocos minutos para que el fragor se convierta en estrépito; esta es la señal tan esperada ytemida. En Egipto, a miles de kilómetros más abajo, el telégrafo mantiene al ingeniero del Nilo, de hora en hora, al corriente del avance de la crecida, de la altura del agua, de la cantidad de limo quecontiene, y entretanto, los hombres que viven en su lecho no se hacen informar siquiera por algún beduino montado en un camello; sólo aquel fragor de trueno los pone sobre aviso.

El Bahr!Desencadenado, el río es un muro en marcha, un muro de quinientos metros de ancho que va arrollando con sus olas parduscas cuanto encuentra por delante; árboles, mambúes, limo.

Tan repentina como la llegadadel río es el despertar de la vida en sus orillas. La lluvia llega con él y los botones se abren, las hojas se desarrollan. La fuerza juvenil del Nilo crea una tierra reverdeciente en donde todoparecía morir de sed. Hace apenas dos días, las aves humedecían sus gargantas en charcas infelices; ahora los gansos silvestres retozan aquí a sus anchas, y construyen sus nidos. Todas las bestias beben,chapotean, se refrescan, y el cocodrilo, que ha despertado, crece que el tiempo seco fue una pesadilla.

En las altas mesetas, miles de personas abandonan sus casas al descargarse el diluvio, y sesalvan huyendo hacia las montañas aún más altas. Durante los meses lluviosos, se suspende todo movimiento, porque nadie puede atravesar los torrentes ni los ríos. El pobre que se dirige a la aldea...
tracking img