El quijote. la locura . aspectos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3824 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA LOCURA EN EL QUIJOTE

2.Introducción
3.Desarrollo
4.Conclusión
5.Bibliografía
Introducción:

En este trabajo de investigación sobre una de las obras más destacadas de Miguel de Cervantes, "Don Quijote de la Mancha", nos proponemos intentar dar respuestas a algunos de los interrogantes que se le pueden plantear a todos aquellos que lean este libro por primera vez.


El temaelegido e investigado es "La locura de don Quijote" y para poder trabajar con él procuramos dar respuesta a preguntas tales como:¿Está realmente loco don Quijote?, ¿Desde que punto de vista se puede afirmar que está realmente loco don Quijote?.

Es nuestro deseo que, a través de este trabajo, se pueda expresar claramente la idea que queremos presentar:

"... Y así, del poco dormir y del mucho leerse le secó el cerebro, de manera que vino a perder el juicio. Llenósele la fantasía de todo aquello que leía en los libros, así de encantamientos como de pendencias, batallas, desafíos, heridas, requiebros, amores y disparates imposibles; y asentósele de tal modo en la imaginación que era verdad toda aquella máquina de aquellas soñadas invenciones que leían, que para él no había otra historia máscierta en el mundo...".

En definitiva, la hipótesis a demostrar es la siguiente: don Quijote se vuelve loco por la lectura de las novelas de caballería, o sea, esa actividad le ocasiona una privación del juicio o del uso de la razón. Se lo puede calificar como un "loco entreverado", o sea, que sólo desatina cuando se refiere a su manía y es perfectamente cuerdo en las demás circunstancias.Desarrollo:

Miguel de Cervantes produce esta obra, con el fin ya declarado en el prólogo de acabar con los libros de caballería: " todo él es una invectiva contra los libros de caballerías" y ese fue siempre su objetivo principal: "pues no ha sido otro mi deseo que poner en aborrecimiento de los hombres las fingidas y disparatadas historias de los libros de caballerías, que, por las de miverdadero don Quijote van ya tropezando, y han de caer del todo, sin duda alguna". Con ello Cervantes se inscribe en la corriente culta de protestas contra la "mal fundada máquina" de los disparates caballerescos, con la diferencia que su parodia sí terminaría erradicándolos pese a la gran difusión que los Amadises, Palmerines o Belianises habían alcanzado durante el siglo XVI. Para lograrlo, utiliza undiseño paródico genial basado en la locura del protagonista: "El quijote" nos cuenta la historia de un hidalgo aficionado a leer libros de caballerías que se vuelve loco, le da por creer que es un caballero andante y sale de su aldea tres veces en busca de aventuras, que son auténticas locuras; hasta que obligado a regresar a su casa, enferma, recobra el juicio y muere cristianamente.

De estaforma, este libro le permite a Cervantes sumarse a las denuncias de moda e inscribirse en la abundante literatura del Renacimiento sobre la locura (Erasmo: "Elogio de la locura"; Huarte: "Examen de ingenios"; Arisosto: "Orlando furioso", etc.) Hay, además noticiasde esa época de personas reales a quienes los libros los llevaron a la locura. Alonso López Pinciano, en su " Filosofía antigua poética"(1596), cuenta que un amigo suyo, leyendo la muerte de Amadís, quedó largo tiempo inconsciente; y en ciertos cartapacios de Don Gaspar Galcerán de Pinós, conde de Guimerá, se explica que en el año 1600 un estudiante de Salamanca "en lugar de leer sus liciones, leía en un libro de caballerías, y como hallase en él que uno de aquellos famosos caballeros estaba en aprietos por unos villanos,levantóse de donde estaba, y empuñando un montante, comenzó a jugarlo por el aposento y esgremir en el aire, y como lo sintiesen sus compañeros, acudiendo a saber lo que era, y él respondió:-Déjenme vuestras mercedes, que leía esto y esto, y defiendo a este caballero:¡qué lastima!¡cuál le traían estos villanos!".

Así, en un principio, don Quijote está rematadamente loco: "se le secó el celebro, de...
tracking img