El sujeto lacan

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1336 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El sujeto barrado lacan

gs. m. (fr. sujet; ingl. subject; al. Subjekt). Distinto del individuo tal como lo percibimos ordinariamente, el sujeto es lo supuesto por el psicoanálisis desde que hay deseo inconciente, un deseo capturado en el deseo del Otro, pero del que sin embargo debe responder. El sujeto, en psicoanálisis, es el sujeto del deseo que Freud descubrió en el inconciente. Estesujeto del deseo es un efecto de la inmersión del pequeño hombre en el lenguaje. Hay que distinguirlo por consiguiente tanto del individuo biológico como del sujeto de la comprensión. Tampoco es ya el yo freudiano (opuesto al ello y al superyó). Mas no por ello es el yo Uel de la gramática. Efecto del lenguaje, no es sin embargo un elemento de él: «ex-siste» (se mantiene afuera) al precio de unapérdida, la castración. El sujeto no es el Yo [MOI] «El yo es una función que se despliega en la dimensión de lo imaginario. Es la sensación de un cuerpo unificado producida por la asunción por parte del sujeto de su imagen en el espejo [véase espejo (estadio del)], en la época en la que todavía no ha conquistado su autonomía motriz: de ahí su poder de fascinación. La consecuencia es que el yo terminasituado sobre un eje imaginario en oposición a su propia imagen (narcisismo) o a la de un semejante (pequeño otro de Lacan) [véase esquema óptico] . Esta relación del yo con su objeto imaginario estorba el reconocimiento, por el sujeto, de su deseo. El deseo, por su parte, se manifiesta en las «formaciones del inconciente» (véase formaciones del inconciente), o sea: sueños, síntomas, equivocaciones(olvidos, lapsus, actos fallidos), a veces trasformados en logros (chistes). De esta manera, el sujeto, para el psicoanálisis, no sabe lo que dice ni tampoco que él lo dice. Freud interpreta estos fenómenos en ruptura con el curso «normal» de la realidad como mensajes cifrados que es preciso decriptar. Esto presupone que tengan una estructura homogénea a la del lenguaje humano. Ellos dantestimonio de la existencia de otro lugar desde donde se expresa el sujeto de un deseo en espera, «en sufrimiento» [«souffrance» quiere decir sufrimiento pero igualmente alude a la correspondencia demorada en espera de despacho]. Todo sucede como si el lugar de los significantes, aquel desde donde «nos vienen» las palabras que articulamos (el gran Otro de Lacan), estuviera habitado por un sujeto de undeseo enigmático.
El deseo es un efecto del lenguaje. El deseo no es la necesidad; no busca la satisfacción sino el reconocimiento. Las necesidades del gran prematuro que es todo niño al nacer no encontrarán su satisfacción sino a través del saber de la madre, Este no es un instinto. Es un saber hecho de significantes de la lengua materna y de la cultura. La dependencia absoluta del pequeño hombrees una dependencia con respecto al Otro. Debe demandar, y este es el orígen de la orrmipotencia de los significantes maternos. En la demanda, lo buscado ya no es más el objeto de la necesidad, sino el amor. Ahora bien, cuanto más se repite la demanda de amor, tanto más abre ella una pregunta: la del deseo del Otro. La demanda, en efecto, tiene una estructura de lenguaje, discontinua. En losintervalos del discurso (que siempre es el discurso del Otro, puesto que de él vienen los términos) surge la experiencia de este deseo del Otro: «El (ella) me dice eso, pero, ¿qué quiere? ¿Qué quiere que sea yo 9.». El sujeto viene al mundo, y queda comprometido en la respuesta (su deseo) por medio de la creación del fantasma, es decir, de una hipótesis sobre la falta de la madre. Por eso el deseo estáligado a una simbolización de la diferencia de los sexos, la castración, y esta castración sólo adquiere su alcance a partir de su descubrimiento como castración de la madre. Es necesario insistir en este punto: en tanto real, la madre no carece de nada. Afirmar «ella no tiene pene» es un acto simbólico. El órgano pene deviene así el falo, significante de la falta que crea en el Otro. Es el falo...
tracking img