El viejo y el mar

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1294 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL VIEJO Y EL MAR. Ernest Hemingway.

Protagonistas:
Santiago, "El viejo": Un pobre pescador, flaco y desgarbado, con arrugas profundas en la parte posterior del cuello. Con manchas del sol en la piel y cicatrices en las manos. Pero de ojos alegres e invictos, y hombros todavía poderosos. Santiago es viudo y solitario.

Manolín, "El muchacho": Fue el aprendiz del viejo hasta que sus padreslo obligaron a ir a pescar en botes más exitosos. Es afectuoso y atento. Tiene mucho cariño al viejo, y se preocupa por él, encargándose de que tenga café y comida.

El pez: Un tiburón de dieciocho pies de largo. Una criatura hermosa, poderosa y noble a la que el viejo llama su hermano.

La historia se desarrolla en La Habana, Cuba y cuenta que un viejo hombre de mar Santiago quien vivíasolo ya hacía muchos años, no tenía mucha suerte en su pesca. Su amada esposa había muerto años atrás. En el pueblo al hablar de él se referían a El Viejo, en lugar de su nombre. A su avanzada edad, ya no era tan exitoso en su pesca como en otros tiempos. A su lado, un niño Manolo el cual el viejo había hecho pescador desde muy joven. La seguidilla de fracasos de Santiago ya se extendía a 84 días yera tan mala su reputación como pescador que los padres del niño le prohibieron seguir pescando con él, luego de los primeros 40 días sin frutos con el viejo. Manolo, estuvo siempre con Santiago a pesar de sus reveses, aunque sólo como apoyo moral y llevándole alimentos, pues Manolo estaba embarcado con otros pescadores de mayor suerte. El lazo entre ellos dos era muy fuerte, ya que compartíanaventuras de pescas exitosas en el pasado.
En el día 85, Santiago pensó que su mala racha tendría que terminar y aunque manolo quería viajar con él, ni los padres del niño ni el viejo lo permitirían. Entonces Santiago se lanza a la mar muy temprano como todos los días, cansado, con hambre y sin tantas fuerzas como en sus mejores tiempos en busca de una mejor suerte, en contraste del resto de lospobladores pescadores que salían con mejor racha. Ya en el mar, Santiago hacía lo de costumbre, preparar la carnada, hablar solo, pues, no estaba acompañado y desde muy joven había aprendido a hablar de esta manera y en silencio.
Al no tener compañía, estaba convencido que a nadie importunaría, por lo que hablar solo era más fácil. En un instante del medio día, un pez picó en la carnada ySantiago tomó con prisa el hilo para esperar el momento oportuno de la captura. Esperó con la paciencia de los pescadores más experimentados y en el momento preciso, tiró del hilo para provocarle una herida mortal al pez. Para su sorpresa, este pez no tenía intenciones de rendirse fácilmente y en lugar de facilitarle su trabajo, inició una batalla por la vida tirando del hilo mientras Santiago no lepermitía escapar. Santiago sintió que este esfuerzo no era usual, pero urgido de una victoria se hizo jurar a si mismo que lo perseguiría más allá de cualquier frontera, más lejos de donde cualquiera hubiese llegado jamás. Pasaron las horas y Santiago no tenía la menor idea de lo que enfrentaba, lo único que sabía era que se alejaba cada vez más de la costa mientras que aquel pez tiraba del hilo.Caería la noche y Santiago no tendría la dicha de saber quién era su rival al que, conforme pasó el tiempo, respetaría su gallardía. En medio de la oscuridad, Santiago empezó a sentir miedo y recurrió a sus recuerdos más valiosos, sus victorias, su mujer, el pequeño manolo al que extrañó y sintió que debió estar con él para ayudarle, pero enseguida desechó esa idea pues, al final de cuentas sabíaque estaba solo. Pero el miedo
se acrecentó a tal punto que Santiago, quien no era hombre muy religioso, hiciera promesas al Creador recitando 10 Padre Nuestros y 10 Ave Marías. La tensión creció mucho más y entonces prometió 100 Padre Nuestros y 100 Ave Marías, solamente que los recitaría a la vuelta del viaje en vista que estaba muy agotado como para recitarlas. Una de sus manos estaba...
tracking img