Enfermeria

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1227 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Quieres ser médico, hijo mío? (Consejos atribuidos a Esculapio) |
Nota del Dr. Sapetti: en la Mitología griega, Asclepius (Esculapio, para los romanos), hijo de Apolo, fue adorado como el Dios de la Medicina. Su madre, Coronis, una princesa de Tesalia, murió cuando él era chico. Apolo hizo que fuera educado por Chiron, un centauro, quien enseñó a Asclepius las Artes de la curación. Cuando hubocrecido logró habilidades de experto cirujano y en el uso de  plantas medicinales e, incluso, podía restaurar la vida a los muertos.  Hades, señora de la muerte, se alarmó por esto y se quejó a  Zeus, que mató a Asclepius con un rayo. Entre los vástagos de Esculapio o Asclepius los más famosos fueron sus hijas Hygeia (la Salud) y Panacea (la Cura), y su hijo Telesforo o Acesios (genio de laconvalecencia). Se lo representa acompañado por sus hijos o también con un gallo a los pies y una culebra enroscada en el brazo.
Por todo lo expuesto se desprende que este simpático y plañidero texto, pero con un final optimizador, es apócrifo y no escrito por el Dios de la Medicina que, como todo Dios que se precie de tal, no escribió una mera palabra (basta sólo con ver que se cita a Sófocles, nacidoa posteriori del mito) y sí seguramente por alguno de nuestros ignotos e ingeniosos colegas. No podemos sostener que la Medicina es solamente como se la expone aquí y quiero citar, como cierre, el comentario de dos colegas: “Yo nunca le diría esto a un hijo mío que quisiera ser médico” y, otro que afirmaba: “Aunque no lo digamos, muchas veces hemos pensado en estos términos respecto a nuestraquerida profesión”.”¿Quieres ser médico, hijo mío? Aspiración es ésta de un alma generosa, de un espíritu ávido de ciencia. ¿Deseas que los hombres te tengan por un Dios que alivia sus males y ahuyenta de ellos el espanto? Has pensado bien en lo que ha de ser tu vida? Tendrás que renunciar a la vida privada; mientras la mayoría de los ciudadanos pueden, terminada su tarea, aislarse de los importunos,tu puerta quedará siempre abierta a todos; a toda hora del día o de la noche vendrán a turbar tu descanso, tus placeres, tu meditación; ya no tendrás horas que dedicar a la familia, a la amistad o al estudio; ya no te pertenecerás.  Los pobres, acostumbrados a padecer, no te llamarán sino en caso de urgencia; pero los ricos te tratarán como a esclavo encargado de remediar sus excesos. Habrás demostrar interés por los detalles más vulgares de su existencia, decidir si han de comer ternera o cordero, si han de andar de tal o cual modo cuando se pasean. No podrás ir al teatro, ausentarte de la ciudad, ni estar enfermo; tendrás que estar siempre listo para acudir tan pronto como te llame tu amo. Eras severo en la elección de tus amigos; buscabas la sociedad de los hombres de talento, deartistas, de almas delicadas; en adelante, no podrás desechar a los fastidiosos, a los escasos de inteligencia, a los despreciables. El malhechor tendrá tanto derecho a tu asistencia como el hombre honrado: prolongarás vidas nefastas, y el secreto de tu profesión te prohibirá impedir crímenes de los que serás testigo.Tienes fe en tu trabajo para conquistarte una reputación: ten presente que tejuzgarán, no por tu ciencia, sino por las casualidades del destino, por el corte de tu capa, por la apariencia de tu casa, por el número de tus criados, por la atención que dediques a las charlas y a los gustos de tu clientela. Los habrá que desconfiarán de ti si no usas barba, otros si no vienes de Asia; otros, si crees en los dioses; otros, si no crees en ellos. Te gusta la sencillez: habrás de tomar laactitud de un augur. Eres activo, sabes lo que vale el tiempo: no habrás de manifestar fastidio ni impaciencia; tendrás que soportar relatos que arranquen del principio de los tiempos para explicarte un cólico; ociosos te consultarán por el solo placer de charlar. Serás el vertedero de sus disgustos, de sus nimias vanidades. Sientes pasión por la verdad, ya no podrás decirla. Tendrás que...
tracking img