Ensayo de amor y traición

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1537 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL AMOR Y LA TRAICION

El amor, tema de la antología “Todos los amores” es tan rico y tan extenso seria imposible el poder compilarlo en un escrito. Es inmenso como la vida, y definitivo como la muerte. Es, además, parte del ser humano, y lo ha sido a través de miles de generaciones tan diferentes entre sí que para cada una el amor es algo muy distinto, cada uno de nosotros tenemos una opinióndistinta y una apreciación diferente, causadas por nuestras vivencias propias y no por lo que un libro o un buen amigo nos puede contar con referencia a este sentimiento. Mismo que es tan grande que uno es capaz de dar la vida por el, o tan doloroso que seriamos capaces de matar al ser amado, es un racimo de matices sentimentales. Una paradoja, un dolor, la razón de la existencia, la felicidad…Son muy variadas las definiciones para este término, y parecen contradecirse, sin embargo, todas ellas son correctas.
El amor no se puede manejar aisladamente, siempre incluye más áreas, como la pasión, los celos, el desamor, la obsesión, la muerte… Y, al igual que el amor, cada uno de estos aspectos cambia de significado gracias a la diversidad de nacionalidad y época de los autores. Para algunos,amor es la pasión que produce felicidad, y que nos lleva a un grado de alegría incomparable. Para otros, sólo existen los celos causados por una traición que puede ser mortal… o que puede simplemente llevarnos a una separación voluntaria.
La enfermedad del amor se puede ver como un momento lleno de euforia y alegría; o como el mal que reduce la vida a lamentos y llanto. Este sufrimiento esretratado por varios autores y de formas diferentes. Incluso hay quien pide que ya no haya más amor, debido a la terrible angustia que provoca. La muerte también puede ser su consecuencia: ver morir al ser amado puede llevarnos al fin de la vida; y aunque el cuerpo esté presente, el alma se va para siempre.
Olvidar es morir, y lo es más ser olvidado. Sin embargo, sacarse a alguien de la cabeza tambiénpuede ser una muestra de un querer tan inmenso que deja ir. En cualquiera de estos casos, el olvido duele; aunque a fin de cuentas, sin tristeza no hay felicidad, por lo que es mejor sufrir hoy y gozar mañana. Pero hay que tener cuidado, una pareja de novios se puede convertir en marido y mujer, momento en el que todo cambia: Ella ve su atroz destino al lado de ese hombre que amó, y él se veatado, sabiendo que el verdadero amor no es el que besa con los labios, sino el que lo hace con la mirada.
A veces hay quienes quieren más de un amor para ser felices, y esto les lleva a la traición, pero no llegan a amar en realidad. Cada quien decide cómo vivir el amor.
Uno de los autores de esta antología es Garcilaso de la Vega, quien refleja en sus poemas lo que le ocurrió a lo largo de suvida. Por ello, es muy seguro que en su poema Escrito está en mi alma vuestro gesto…, hable de alguien a quien realmente amó, ante quien se siente muy inferior y agradecido.
Es curioso que dos modernistas, como son Rubén Darío y Juan Ramón Jiménez, concuerden con el primer autor, que es renacentista, en su concepto del amor hacia una mujer: los tres usan un tono melancólico y un tanto exagerado deamor inmenso, y dejan en las manos de su amada su destino. Rubén Darío expresa muy claramente esto último, pues le dice de su amor: “¡si me lo quitas me muero; si me lo dejas, me mata!”. (Darío, 132)
Jiménez refleja mucho su carácter trágico, pues le habla a su amada acerca del color que le causa haberla perdido, lo que retrata al escribir: “Y tu pie pisaba mi corazón” (Jiménez, 82)
En los trespoemas podemos apreciar el uso de metáforas y comparaciones, pero ninguno usa elementos de la naturaleza. Hay unos aspectos muy curiosos: los tres poemas parecen describir un proceso que atraviesa el enamorado. Primero, retratado por Garcilaso, vemos un amor hermoso, pues él daría la vida por ella; la admira y le dedica su existencia: “Yo no nací sino para quereros” (De la Vega, 36)
Y además, le...
tracking img