Ensayo de el inmortal de borges - la muerte: esencia humana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1031 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad de Concepción / Facultad de Humanidades y Arte / Departamento de Español

Obras Clásicas de la humanidad
Sección dos
7 de Julio de 2008

Profesora: Dra. Marta Contreras
Estudiante: Camila Varas Brash

Ensayo de “El Inmortal”
De Jorge Luis Borges

“La muerte: Esencia humana”

“La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil,
Que cuando uno empieza a aprenderlo,Ya hay que morirse.”
Joaquín Sabina

“No es muda la muerte.
Escucho el canto de los enlutados
Sellar las hendiduras del silencio.
Escucho tu dulcísimo llanto
Florecer mi silencio gris.”
Alejandra Pizarnik

Muchos de los sistemas o pensamientos filosóficos tienen una causa o un fin basal, más allá de preocupaciones y plasmaciones accesorias de esa causa o fin teórico que acaso resaltenmás para la posteridad. Y muchos de los, sistemas o pensamientos de ficción también tienen una causa o un fin, que quiere trascender o ser una variante de una lectura puramente literaria, también basal. Respecto a ello, la literatura siempre ha de tener un mensaje subyacente, intencional o no; y, en caso de intención, puede ser exitoso o no, en cuanto a que los lectores, los receptores delvehículo de comunicación verbal-estético, lo descifren y tengan una intención receptiva acorde con la intención productiva, poética. El mensaje puede ser social, político, estético…Pero también hay autores que, un poco alejados de las preocupaciones más urgentes, actuales y, también, pragmáticas, se internan en la filosofía, e incluso en los laberintos más abstractos de la misma. Jorge Luis Borges fue uninteligente y exitoso escritor productivo; en cuanto a que su intención productiva, esa intención productiva generalmente filosófica y metafísica, fue así leída efectivamente por sus lectores y críticos más atentos.
Jorge Luis Borges sentía una gran afición por la filosofía y, dentro de la filosofía, por la metafísica, por el tiempo y en consecuencia por los seres humanos, la muerte y lainmortalidad.

En la literatura de ficción borgeana, más allá de los ensayos y conferencias donde declaraba públicamente su filiación intelectual e incluso existencial con respecto al tiempo, hay un texto muy interesante, el más interesante acaso desde el punto de vista humano con respecto al tiempo borgeano, que es El inmortal.

En dicho relato, se trata al tiempo desde el punto de vista más humanoposible, desde el que más nos interesa: ese instante indescifrable, en que pasamos de la vida a la muerte o, sencillamente, de la vida a un desconocido, una especie de imagen o visión sin concepto, al que hay que poner nombre: la muerte precisamente.

Al comienzo de El inmortal, como el nombre lo indica, se discurre acerca de la milagrosa existencia, en épocas romanas, de un río que otorga lainmortalidad a los hombres y dicho don es adquirido por el narrador. El ficticio narrador, cuya peripecia temporal ocupa siglos, pasa del gozo a una desdicha difícilmente concebible, puesto que la inmortalidad, en la tierra, más allá de las teologías y creencias postmortales, es complejamente explicable; es el hecho vertiginoso de la eternidad humana.

Lo nocivo que nos presenta el relato es laangustia ya no de la muerte existencialista, sino de la angustia en la existencia de seres en la no-muerte. De la existencia en sí y no condicionada por la muerte; es la angustia del ser humano sin las excusas de la muerte; una angustia más profunda por el hecho mismo de lo que se es: un ser humano sin cambios, sin mutaciones, sin fin, sin ese instante, ese tiempo, desconocido o incognoscibleincluso.
Luego de beber las aguas del río que otorga la inmortalidad, el protagonista vaga por pensamientos y extensiones; se encuentra con otros inmortales y finalmente, en un ciclo virtuoso narrativo, va en busca del río que elimina la inmortalidad: elige el encuentro de ese río; elige su propia condición humana.

El tedio y el aburrimiento, elevados a categorías filosóficas, a posibilidades...
tracking img