Ensayo del libro la vuelta al mundo en 80 días de julio verne

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2977 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Vuelta al Mundo en 80 días

La historia comienza describiendo al personaje principal de esta obra, Phileas Fogg, personaje enigmático y del cual sólo se sabía que era un hombre muy galante y de los más cumplidos gentleman de la alta sociedad inglesa. Phileas Fogg exigía de su único criado una regularidad y una puntualidad extraordinarias. Un día común, Phileas Fogg había despedido a JamesFoster, su criado, por el enorme delito de haberle llevado el agua para afeitarse a 84 grados Fahrenheit en vez de 85, y esperaba a su sucesor, que debía presentarse entre once y once y media de la mañana.

Phileas Fogg era la exactitud personificada, era de aquellas personas matemáticamente exactas que nunca precipitadas y siempre dispuestas, economizan sus pasos y sus movimientos. Atajandosiempre, nunca daba un paso de más. No perdía una mirada dirigiéndola al techo. No se permitía ningún gesto superfluo. Jamás se le vio ni conmovido ni alterado. Era el hombre menos apresurado del mundo, pero siempre llegaba a tiempo, sabía que en la vida hay que dedicar mucho al rozamiento.

Fogg, es una de esas personas poco conocida, en cuanto al guardarropa del señor, estaba perfectamentearreglado y maravillosamente comprendido. Cada pantalón, levita o chaleco tenía su número de orden, reproducido en un libro de entrada y salida, que indicaba la fecha en que, según la estación, cada prenda debía ser llevada; reglamentación que se hacía extensiva al calzado.

En las empresas encontramos gerentes con muchas cualidades, sin embargo, encontrar personas con el perfil de Philias Fogg es muycomplicado, ser estrictamente exactos quizá en nuestra cultura no encaja, tener las cualidades de Fogg quizá sean las características que necesiten nuestros lideres para que cumplan sus objetivos y que se comprometan con los retos que demandan las empresas actuales, porque cuando de retos se trataba Fogg era el primero en asumirlos, visitaba un club distinguido, estando en un juego de whist consus compañeros Decidieron apostar: Phileas Fogg dijo: Apuesto veinte mil libras contra quien quiera a que yo doy la vuelta al mundo en ochenta días ¿Aceptáis?
Aceptamos -respondieron los señores Stuart, Falletín, Sullivan, Fianagan y Ralph después de haberse puesto de acuerdo.

Señores, me voy; y como he de visar mi pasaporte en diferentes puntos, eso os servirá para comprobar mi itinerario.Regresando dentro de ochenta días, el sábado 21 de diciembre de 1872 a las ocho y cuarenta y cinco minutos de la noche. Hasta la vista, señores.

Phileas Fogg, al dejar Londres, no sospechaba, sin duda, el ruido grande que su partida iba a provocar. La noticia de la apuesta se extendió primero en el Reform-Club y produjo una verdadera emoción entre los miembros de aquel respetable círculo.Luego, del club la emoción pasó a los periódicos por la vía de los reporteros, y de los periódicos al público de Londres y de todo el Reino Unido.

Esta cuestión de la vuelta al mundo se comentó, se discutió, se examinó con la misma pasión y el mismo ardor que si se hubiese tratado de otro negocio. Unos se hicieron partidarios de Phileas Fogg; otros ---que pronto formaron una considerable mayoría- sepronunciaron en contra de él. Realizar esta vuelta al mundo de otra suerte que en teoría o sobre el papel, en este minimum de tiempo, con los actuales medios de comunicación, era no solamente imposible: era insensato. El "Times", el "Standard", el "Evening-Star', el "Morning-Chronicle" y veinte periódicos más de los de mayor circulación se declararon contra el señor Fogg. Únicamente el"Daily-Telegraph" lo defendió hasta cierto punto. Phileas Fogg fue tratado como maniático y loco, y a sus colegas del Reform-Club se les criticó por haber aceptado esta apuesta, que acusaba debilidad en las facultades mentales de su autor. Para que pudiese tener éxito el proyecto, era necesario admitir una concordancia maravillosa en las horas de llegada y de salida, concordancia que no existía ni podía...
tracking img