Ensayo fime

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1111 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
LOS DOS REYES
Había una vez un soberano que envió en cierta ocasión un mensaje al rey del país vecino, concebido en estos términos:
“enviadme un cerdo azul con la cola negra, o si no….”
A lo cual replico el otro rey: “no tengo ninguno; pero si lo tuviera…”
Al recibir el primero esta respuesta, monto en cólera y declaro la guerra a su vecino. La lucha duro muchos meses, hasta que, cansados ya,concertaron los dos una entrevista.
-¿Qué quisisteis dar a entender –dijo el primero- al decirme: “mandadme un cerdo azul con la cola negra, o si no…?
-pues sencillamente –el otro dijo-, que me enviaseis un cerdo azul con la cola negra, o si no, otro de cualquier color. Y ahora, decidme, ¿que quisisteis significar al contestarme: “no tengo ninguno, pero si lo tuviera…?”
-pues la cosa massencilla del mundo; qué si lo tuviese os lo enviaría sin dilación.
-¡dios me valga, y que necios hemos sido! Hagamos sin demora la paz, y seamos buenos amigos.
La paz fue concertada, y la historia fue escrita con letras indelebles en los anales de ambos reinos, afín de que sirviese de saludable advertencia a los reyes venideros, para que no se porten de ligero y pesen bien las palabras antes deconsiderarse ofendidos.



EL CAFRE DEL LEÓN
Regresaba un viejo cafre a la hacienda de su amo en el norte de Rhodesia, cuando sintió un rumor en la vieja manigua que le helo la sangre en las venas. Un hombre blanco, extranjero, no había sospechado lo que aquel lo que aquel continuo crujir de la maleza significaba pero el cafre adivínelo, y temblo, palideciendido.
Un león lo seguía yvigilaba, como el gato acecha al ratón; pero no hallándose sin duda hostigado por el hambre, esperaba la caída de la noche para arrojarse sobre su presa.
Por desgracia las sombras se extendían sobre la tierra, la hacienda estaba muy lejos aun, y el anciano no disponía de mas arma que un bastón en el que se apoyaba al andar.
¿Como librarse del peligro? El cafre paseo a su alrededor una mirada inquieta;mas no descubrió arbusto alguno de robustez y altura suficiente para protegerse contra el león. Pero mientras caminaba, el viejo negro iba meditando un plan, tan sencillo como osado, como ningún hombre blanco había concebido.
Al llegar a una baja colina, que se alzaba suavemente por uno de sus lados, y terminaba de pronto en un profundo precipicio, subió a ella despacito, y se sentó en el bordede la roca. Voltio con disimulo la cabeza y descubrió al león que lo acechaba desde abajo.
No bien hubo anochecido del todo, descolgase el viejo cafre de un saliente que había en el borde del abismo, y colocando sobre el bastón su chaqueta y su sombrero, elévalos por encima de la roca. El león había ido aproximándose entretanto, y cuando estuvo a distancia conveniente, se arrojo de un salto haciael improvisado maniquí y cayo despeñado al fondo del precipicio, donde se desnuco. Ala mañana siguiente tuvo el prudente cafre la inmensa satisfacción de llevarse la rica piel de su terrible adversario.

EL VASO DEL MAR DE ARABIA
Un pobre pescador estaba pescando una noche en el mar de arabia cuando saco del fondo del agua un pequeño vaso de cobre cuidadosamente cerrado y asegurado con unsello maravilloso; al abrirlo, instigado por la curiosidad salió de el una nube de humo negro, que tomo en el aire una forma de un espíritu gigantesco.
-¡ piedad¡, ¡ piedad¡ -gimió el espíritu-.jamás volveré a desobedeceros, ¡oh gran rey salomón !
-¿rey salomón?- replico el pescador-. Ese rey murió ase siglos. Soy yo quien os ha libertado.
-¡pues te matare ahora mismo! –Dijo el amenazador elespíritu- y así me vengare del daño que el rey salomón me infligió, y matare a todos los hombres de la tierra. Yo fui el único espíritu que desobedeció aquel ilustre y sabio re, el cual me castigo encerrándome en ese vaso y arrojándolo al mar.
-pues matarme si quieres –contéstale el pescador-; mas no por eso lograras que yo crea en esa historia. No puede ser que un ser de tus descomunales dimensiones...
tracking img