Esplorador

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1251 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Proceso No 20047

CORTE SUPREMA DE JUSTICIA

SALA DE CASACIÓN PENAL

MAGISTRADO PONENTE:
HERMAN GALÁN CASTELLANOS
APROBADO ACTA No. 106

Bogotá, D.C., veinticuatro (24) de noviembre de dos mil cuatro (2004).

Decide la Corte la demanda de casación presentada contra la sentencia dictada el 17 de mayo de 2002 por el Tribunal Superior deMedellín, que confirmó la proferida el 7 de febrero anterior por el Juzgado 18 Penal del Circuito con sede en dicha capital, mediante la cual fueron condenados OMAR DE JESÚS ENINSO GUIRAL ZAPATA y LUIS ALBERTO AREIZA ZAPATA, como responsables del delito de homicidio agravado (artículos 103 y 104 – 2 del C.P), imponiéndoles a cada uno una pena principal de 25 años de prisión y la accesoria deinhabilitación de derechos y funciones públicas por 10 años.
LA DEMANDA

Se acusa la sentencia de segunda instancia de haber violado directamente la ley sustancial, específicamente por indebida aplicación del artículo 104 –2 del C.P. y falta de aplicación del artículo 103 ídem que tipifica el homicidio simple.

En la demanda se transcribe el aparte del fallo en el que se concluye que elhomicidio de GILBERTO COLORADO se orientó a facilitar la consumación del hurto, razón por la cual el delito contra la vida se agravó. Seguidamente refiere la recurrente que en este caso no existió vinculación subjetiva entre la muerte y el delito principal, el hurto, ilícito que “resultó ejecutado en todas sus fases”.

En el cargo se afirma que con base en los hechos aceptados en las instancias,se debe admitir que el delito contra vida fue un hecho aislado del proceso de consumación del delito de hurto que se propusieron agotar los procesados. La reacción de la víctima en el lugar de los hechos fue para AREIZA ZAPATA algo imprevisible, de ahí que el homicidio constituye un resultado sin previsión para los que participaban en la empresa criminal.

El error del Tribunal se originó en la‘interpretación’ del ‘supuesto fáctico’ que realizó AREIZA ZAPATA, al ubicar el hurto y el homicidio en la estructura del numeral segundo del artículo 104 del C.P., cuando fueron conductas ejecutadas con autonomía objetiva y subjetiva. En estas condiciones, el Tribunal hizo una indebida adecuación de la conducta típica, le imputó al inculpado el delito de homicidio agravado cuando debió aplicarel artículo 103 del C.P., condenando por homicidio simple e imponiendo una pena de 13 años de prisión.

CONSIDERACIONES DE LA SALA

1. El censor enuncia el yerro atribuido a la sentencia de segunda instancia proferida por el Tribunal de Medellín, como un problema de adecuación de la conducta, la que debió enmarcarse como un homicidio simple, no como un homicidio agravado, ataque queformula al amparo de la causal primera de casación, cuerpo primero del artículo 207 del C.P.P.

2. Es elemental que, por ser el recurso de casación rogado y, además, sustentado por la defensa del procesado, el escrito que lo sustenta, no sea de libre formulación, pues requiere claridad, precisión y lógica en los aspectos invocados como fundamento para quebrantar un fallo que reclamafirmeza. Por tanto, el demandante, entre sus cargas procesales, debe formular una demanda en debida forma, dentro del marco de lo preceptuado en el artículo 212 del C.P.P., tarea en la que nadie puede suplantarlo para corregir, complementar o perfeccionar el escrito elaborado.

En este caso, debieron enmarcarse los fundamentos esgrimidos con toda claridad y precisión, dentro del ámbito de laviolación directa, por lo que se ha debido partir del supuesto de aceptar los hechos y las pruebas tal y como las apreció el Tribunal de Medellín, orientando la argumentación, conforme a la modalidad de ataque elegida, a demostrar que la decisión impugnada incurrió en un error consistente en la aplicación indebida del 104 –2 del C.P. y falta de aplicación del artículo 103 ibídem, trascendente en la...
tracking img