Eugenia

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2978 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
8. La tierra
 
     I. Lo que sucediera a la tierra determinaba la vida y la muerte de la mayoría de los seres humanos entre los años 1789-1848. Como consecuencia, el impacto de la doble revolución sobre la propiedad, la posesión y el cultivo de la tierra, fue el fenómeno más catastrófico de nuestro período. Los fisiócratas veían en la tierra la más básica de las formas de riqueza.
     Tresmedidas tratarían de reactivar la producción agraria. En primer lugar, la tierra tenía que convertirse en objeto de comercio, ser poseída por propietarios privados con plena libertad para comprarla y venderla. En segundo lugar, tenía que pasar a ser propiedad de una clase de hombres dispuestos a desarrollar los productivos recursos de la tierra para el mercado guiados por la razón: intereses yprovechos, y tercer lugar, la gran masa de la población rural tenía que transformarse en jornaleros libres y móviles que sirvieran al creciente sector no agrícola de la economía. Terratenientes capitalistas y campesinado tradicional eran los obstáculos. Inglaterra tomó las medidas más novedosas, Prusia las más conservadoras, montando el capitalismo sobre la estructura feudal sin una revolución previa.     Norteamérica gozó de la mejor situación previa: el aumento de tierras libres virtualmente ilimitado y también de la falta de todo antecedente de relaciones feudales o de tradicional colectivismo campesino; solo los pieles rojas dificultaban esta tarea. En general todos los que tenían un pensamiento conservador aborrecían el liberalismo burgués.
     Mayorazgos y bienes eclesiásticos habíaque secularizarlos y venderlos para ponerlos en activo. A esto seguiría la pérdida del vínculo que el campesino poseía con la tierra y todo lo demás: su siguiente destino era la ciudad. Esto ocurrió parcialmente en las zonas no-europeas controladas por estos.
     En Inglaterra no hubo abolición del feudalismo. Terratenientes y campesinos estaban en armonía por la burguesía intermedia. Elverdadero conflicto llegó con la inflación de los precios tras las guerras napoleónicas y la “Ley de pobres” de 1834 que arremetía contra los últimos campesinos, haciéndoles la vida realmente insoportable: así llegó el gran éxodo a la ciudad desde 1840. Dinamarca, por su parte, hizo algo similar, pero en vez de enriquecerse los terratenientes lo hicieron los propietarios rurales independientes.
 
II. En Francia, la abolición del feudalismo, los diezmos y los derechos señoriales fue asunto de la revolución, sobre todo jacobina que llevó las consecuencias de la política agraria más allá de los que el mismo desarrollo capitalista hubiera deseado. Ni terratenientes, ni cultivadores… muchos tipos de propietarios tachonaban la extensión del país galo. A partir de aquí, este ideal se trasladó al restode países de Europa: en algunos casos comenzó las reformas, en otros las continuó. La vuelta de los regímenes autoritarios retrasó la cuestión.
     En general, cada posterior avance del liberalismo impulsaba a la revolución legal a dar un paso más para pasar de la teoría a la práctica y cada restauración de los antiguos regímenes lo aplazaba, sobre todo en los países católicos, en donde lasecularización y venta de las tierras de la Iglesia era una de las más apremiantes exigencias liberales. Las tierras de la iglesia fueron una excepción: tenían muy pocos defensores y demasiados lobos rondándolas. Burgueses y nobles las adquirieron para sí. Ahora bien, la venta de las mismas no formó una clase media burguesa y emprendedora. Muchas veces los compradores fueron los mismos nobles yterratenientes que las codiciaban, de tal modo que el feudalismo anterior, en torno al Mediterráneo, adquirió una base legal sobre la que sustentarse.
     La influencia de la Revolución francesa, sumando al argumento económico racional de los trabajadores libres y la codicia de la nobleza determinaron la emancipación de muchos campesinos a lo largo de la primera mitad del siglo XIX.
 
III.    Los...
tracking img