Existencalismo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 28 (6813 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 25 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Actitud de Sócrates ante su defensa
Creo que merece la pena recordar con qué actitud deliberada reaccionó Sócrates, cuando fue citado a juicio, tanto en lo relativo a su defensa como ante su muerte. Es verdad que otros han escrito ya sobre ello, y todos han coincidido en la altanería de su lenguaje, lo que demuestra que realmente se expresó así, pero no dejaron bastante clara una cosa: Sócrateshabía llegado a la conclusión de que para él en aquel momento la muerte era ya preferible a la vida; esta omisión hace que la altanería de su lenguaje parezca bastante insensata.
Sin embargo, lo que ha contando sobre él su compañero Hermógenes, hijo de Hipónico, explica que su lenguaje altanero se correspondía con su manera de pensar. En efecto, al ver que hablaba de toda clase de temas más quede su juicio, le preguntó: «¿No deberías examinar, Sócrates, los argumentos de tu defensa?». Y Sócrates de entrada le respondió: «¿No crees que me he pasado la vida preparando mi defensa?». Y al preguntarle él: «¿Cómo es eso?», le respondió: «Porque a lo largo de toda mi vida no he cometido ninguna acción injusta, y esto es precisamente lo que yo considero la mejor manera de preparar una defensa».Al preguntarle Hermógenes de nuevo: «¿No ves cómo a menudo los tribunales atenienses, dejándose arrastrar por discursos persuasivos, condenan a muerte a personas inocentes y cómo, en cambio, otras veces absuelven a culpables, porque se sienten compadecidos o porque son adulados por sus discursos?». «Pero, ¡por Zeus!, respondió Sócrates, «es que dos veces que intenté examinar mi defensa se meopuso el genio divino».
Y como él, por su parte le contestara: «¡Qué cosas más raras dices!», Sócrates le respondió, a su vez: «¿Te parece raro que también la divinidad crea que para mí es mejor que muera ahora? ¿No sabes que hasta el momento presente a nadie le reconocería haber vivido mejor que yo? Y, lo que todavía es más agradable, yo tenía conciencia de haber vivido toda mi vida en la piedad yen la justicia, de modo que, sintiendo por mí mismo una gran estima, me daba cuenta de que los que me frecuentaban experimentaban hacia mí el mismo sentimiento. En cambio ahora, si sigue prolongándose mi edad, sé que tendré que pagar el tributo a la vejez: ver peor, oír con más dificultad, ser más torpe para aprender y más olvidadizo de lo que aprendí. Ahora bien, si soy consciente de mi decrepitudy tengo cosas que reprocharme a mí mismo, ¿cómo podría seguir viviendo a gusto?».
Y Sócrates seguía diciendo: «E incluso puede ocurrir que la divinidad en su benevolencia me esté proporcionando no sólo el momento más oportuno de mi edad para morir, sino también la ocasión de morir de la manera más fácil. En efecto, si ahora me condenan, es evidente que tendré la forma de muerte considerada mássencilla por quienes se ocupan del tema y la menos engorrosa para mis amigos, y la que, además, infunde mayor añoranza hacia los muertos, pues el que no deja ningún recuerdo vergonzoso o penoso en el ánimo de los presentes, sino que se extingue con el cuerpo sano y con un alma capaz de mostrar afecto, ¿cómo no va a ser digno de añoranza? Con razón los dioses se oponían entonces a la preparación demi discurso de defensa, cuando nosotros creíamos que había que buscar escapatorias por todos los medios. Porque si lo hubiera conseguido, es evidente que, en vez de terminar ya mi vida, me habría preparado para morir afligido por las enfermedades o la vejez, a la que afluyen todas las amarguras, con absoluta privación de alegrías. ¡No, por Zeus!».
 

Inocencia de Sócrates
 «Hermógenes —contabaque les había dicho Sócrates—, no seré yo quien esté deseoso de tal situación, sino que, si disgusto a los jueces exponiéndoles todas las ventajas que creo haber obtenido de los dioses y de los hombres, así como la opinión que tengo de mí mismo, en ese caso antes elegiré morir que seguir viviendo servilmente, mendigando el beneficio de una vida mucho peor que la muerte».
Hermógenes contaba que...
tracking img