Fábula la isla de los náufragos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3507 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La Isla de los Náufragos
Fábula Que Ayuda A Comprender El Problema Del Dinero Actual
1. Salvados del naufragio Una explosión ha destruido el barco. Cinco navegantes se agarran como pueden a un gran trozo de madera que flota a su lado y son los únicos que sobreviven, quedando a merced de las olas. Después de largas horas se produce un nuevo milagro: - ¡Tierra! ¡Tierra allá, vean! ¡a donde nosempujan las olas! La felicidad anima el cansancio de los sobrevivientes: Francisco, carpintero de oficio; Pablo, cultivador; Jaime, experto en la cría de animales; Enrique, agrónomo y horticultor, y Tomás, geólogo. 2. Una isla providencial Después de descansar no dudan en ir a conocer la isla. Un rápido recorrido de la isla colma sus esperanzas. Son los únicos hombres que la habitan pero otros handebido vivir aquí antes que ellos, a juzgar por algunos animales medio salvajes que han encontrado por aquí y por allá. Jaime afirma que podrá sacar un buen provecho de ellos. En cuanto al suelo de la isla, Pablo lo encuentra en gran parte adecuado para el cultivo. Enrique ha encontrado árboles frutales, Francisco ha notado bellas extensiones forestales, ricas en maderas de toda especie y aptaspara hacer construcciones diversas. Tomás se ha interesado en la parte más rocosa de la isla, donde percibe un subsuelo rico en minerales. Aunque carece de herramientas se cree con bastante iniciativa y astucia para producir metales útiles. 3. La producción de riqueza Los náufragos se ponen manos a la obra. Las casas y los muebles proceden del trabajo del carpintero, el cultivador obtiene cosechas.Poco a poco, la comunidad produce y obtiene en conjunto las riquezas que les nutren, les visten, les dan abrigo y atienden sus diferentes necesidades. Recordando las crisis económicas en su país recuerdan las privaciones padecidas mientras las tiendas estaban repletas a diez pasos de su puerta. Al menos en la Isla de los Náufragos nadie les condena a ver que se pudran ante sus ojos cosas de lascuales podrían tener necesidad. Si el trabajo es a veces duro, por lo menos se tiene el derecho de gozar de los frutos del trabajo con dos grandes bienes, la vida y la salud.

Texto y figuras tomados del sitio de internet www.michaeljournal.org por John Jairo Lara Alvarez.

johnj.lara@medellin.co

4. Un inconveniente mayor Una cosa molesta a nuestros náufragos cada vez más: El trueque, elintercambio directo de productos con productos, tiene sus inconvenientes. Por ejemplo, la madera entregada al cultivador en invierno no podrá ser reembolsada en legumbres antes de seis meses, o un mueble entregado por el carpintero busca en intercambio cosas pequeñas producidas por los demás en épocas diferentes. Si tuvieran dinero en circulación, cada uno vendería sus productos a los demás. Y con eldinero recibido, comprarían a los demás las cosas que quisieran y cuando quisieran. Todos reconocen la gran comodidad que constituiría para ellos un sistema monetario. Pero ninguno de ellos sabe cómo establecer tal sistema. Han aprendido a producir riqueza; las cosas necesarias. Pero no saben cómo comienza el dinero, y cómo hacerlo comenzar cuando no existe, aún si de común acuerdo decidierancrearlo. 5. Llega un nuevo refugiado Mientras machacan este problema por centésima vez a la orilla del mar, ven de pronto acercarse una chalupa remada por un solo hombre. Felices, se apresuran a ayudar el nuevo náufrago. Su nombre es Martín. — "Aunque perdidos lejos del resto del mundo, le dicen, no tenemos por qué quejarnos. La tierra produce bien; el bosque también. Una sola cosa nos hace falta: notenemos moneda para facilitar los intercambios de nuestros productos." — "Bendigan la suerte que me trae aquí, contesta Martín. El dinero no tiene misterios para mi. Yo soy banquero, y puedo instalarles en poco tiempo un sistema monetario que les dará satisfacción." ¡ Un banquero!... ¡Un banquero!... Un ángel venido derecho del cielo no habría despertado más reverencia. ¿No se tiene por...
tracking img