Fisica: la luz y el sonido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 79 (19525 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 29 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
ANTOLOGÍA

9

TEXTOS LITERARIOS

10

MINISTERIO DE EDUCACION, CIENCIA Y TECNOLOGIA

NAP NUCLEOS DE APRENDIZAJES PRIORITARIOS

Gilgamesh busca el secreto de la inmortalidad Anónimo, en: El cuento popular, Buenos Aires, CEAL, 1977. En una isla situada en los confines de la tierra vivía –según se comentaba– el único mortal del mundo que había podido escapar a la muerte: un hombre muy,muy viejo, cuyo nombre era Utnapishtim. Gilgamesh decidió buscarlo y aprender de él el secreto de la vida eterna. Se puso en viaje al amanecer, y finalmente, luego de haber caminado mucho tiempo, recorriendo una gran distancia, llegó hasta los confines de la tierra, y vio ante sí una inmensa montaña, cuyos picos gemelos tocaban el firmamento, y cuyas raíces llegaban hasta los más profundosinfiernos. Delante de la montaña había un enorme portón, guardado por terribles y peligrosas criaturas, mitad hombre y mitad escorpión. Gilgamesh vaciló un momento, y se llevó las manos a los ojos para protegerlos de tan horrible visión. Pero luego se recobró y avanzó resueltamente hacia los monstruos. Cuando estos vieron que no se asustaba, y cuando contemplaron la belleza de su cuerpo, advirtieron deinmediato que no tenían ante sí a un mortal común. Pese a ello, le cortaron el paso y le preguntaron cuál era el objeto de su viaje. Gilgamesh les dijo que se había puesto en camino para encontrar a Utnapishtim, a fin de conocer el secreto de la vida eterna. —Eso –le respondió el capitán de los monstruos– es algo que nadie alcanzó a saber, ni hubo jamás mortal alguno que haya podido llegar hastaese sabio inmune al tiempo. Pues el camino que nosotros guardamos es el camino del sol, sombrío túnel de doce leguas: un camino que no puede ser hollado por la planta humana. —Por largo y oscuro que sea –contestó el héroe–, por grandes que sean las fatigas y los peligros, por más tórrido que sea el calor y por más glacial que sea el frío, yo estoy firmemente resuelto a llevar a cabo el viaje. Aloír estas palabras, los centinelas tuvieron por cierto que se las habían con algo más que un mortal, y en seguida le abrieron el portón y le franquearon el paso. Audaz e intrépidamente penetró Gilgamesh en el túnel, pero a cada paso que daba el camino se volvía más oscuro, de modo que muy pronto se vio privado de la visión, tanto hacia delante como hacia atrás. Sin embargo, continuó avanzando ycuando ya le parecía que su ruta era interminable, un soplo de viento acarició su rostro, y un tenue rayo de luz atravesó las tinieblas. Cuando salió a la luz, un maravilloso espectáculo se ofreció a su vista, pues se encontró en medio de un jardín encantado, cuyos árboles estaban cuajados de pedrería. Y cuando todavía estaba absorto en la contemplación de tanta belleza, la vos del Dios-Sol bajó hastaél desde el cielo.

ANTOLOGÍA

TEXTOS LITERARIOS

11

—Gilgamesh –le dijo- no avances más. Este es el jardín de las delicias. Quédate en él un tiempo y disfrútalo. Nunca antes habían los dioses concedido tal gracia a un mortal, y no debes esperar nada más grande. La vida eterna que buscas, nunca la podrás encontrar. Pero ni siquiera estas palabras pudieron desviar al héroe de su rumbo, ydejando detrás de sí el paraíso terrenal, siguió adelante en su camino. Al fin, fatigado y con los pies doloridos, llegó a un gran edificio con apariencia de posada. Arrastrándose hasta él lentamente, pidió que se le permitiera la entrada. Pero la posadera, cuyo nombre era Siduri, lo había visto venir desde lejos, y juzgando por su desastrada apariencia que no era sino un vagabundo, ordenó que lapuerta fuera atrancada ante sus propias narices. En un primer momento, Gilgamesh se enfureció y amenazó con quebrantar la puerta, pero cuando la señora le habló desde la ventana y le explicó la causa de su alarma, su cólera se enfrió; le dijo quién era, la naturaleza de su viaje, y por qué razón estaba tan desgreñado. Entonces ella abrió los cerrojos y le dio la bienvenida. Al caer la noche se...
tracking img