Fuerza de caracter

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7187 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DEDO PULGAR
La vida es como una piedra de esmeril: que te quiebre o te pula, dependerá del material de que estás hecho. —Anónimo

CAPÍTULO UNO

FUERZA DE CARÁCTER

Cómo convertir la mala suerte, en buena suerte
Robert Kiyosaki A principios del año 2000, me encontraba en el desierto australiano, totalmente alejado de la civilización. Estaba de vacaciones con unos amigos, acampando enuno de los lugares más hermosos del mundo. Había pasado una semana viajando para llegar hasta allí. Una tarde, mi teléfono satelital sonó de pronto. Era mi esposa Kim llamándome desde nuestra casa, en Phoenix. “¿Adivina qué?”, me preguntó muy emocionada. “Llamó la productora del programa de Oprah Winfrey para decirnos que Oprah te quiere en el show, en Chicago.” “Eso es genial”, le contesté.“¿Pero, por qué a mí?” “Quiere que hables acerca de tu historia y del libro Padre rico, Padre pobre.” “Eso está muy bien”, agregué. “Manténme informado.” “Quiere que vayas al programa en los próximos días.”
25

El toque de Midas “¿En los próximos días?”, pregunté quejándome. “Pero acabo de llegar aquí. ¿Sabes cuánto me tomó hacerlo? Fueron dos días de vuelo y casi cuatro de viajar en auto. ¿Nopodemos hacer la cita para otra fecha?” “No. Hemos trabajado mucho para responder a todas las preguntas. La productora incluso llamó al hijo de Padre rico para asegurarse de que la historia de tus dos padres fuera verídica. Están muy emocionados en el programa y quieren que vayas ahora.” Kim hizo una pausa y luego dijo: “No dejes pasar esto. Sólo vuelve a casa. Cuando llegues al aeropuerto de Sydneyhabrá unos boletos para ti”. Estuve en Chicago seis días después. El programa de Oprah se transmitía desde su estudio, llamado Harpo Productions. Una encantadora asistente me escoltó desde la sala de espera de color verde, hasta el lugar del estudio donde las entusiastas admiradoras de la conductora ya se encontraban sentadas. El lugar completo vibraba. Las admiradoras de Oprah esperaban con ansiasu llegada. Por un momento, incluso olvidé dónde me encontraba. Ya no recordaba que estaba a punto de aparecer en televisión junto a la mujer más poderosa del mundo del entretenimiento. Sabía que se esperaba una audiencia de veinte millones de personas tan sólo en Estados Unidos, y que a eso se sumarían las repeticiones en 150 países del mundo a través de la televisión por cable. Cuando miréalrededor vi dos sillas en medio del escenario, y pensé: “Me pregunto para quién será la otra silla”. Y entonces, me paralicé al darme cuenta de que… ¡la segunda silla era para mí! De pronto, se escuchó el estruendo de los aplausos en todo el estudio. Oprah había hecho su entrada al escenario; era mucho más impresionante en persona que por televisión. Después de dirigir algunas palabras al públicodel estudio y a sus televidentes, su asistente me tomó con delicadeza del brazo y me indicó: “Vamos”. Respiré hondo y pensé: “Es demasiado tarde para comenzar a practicar”. Una hora después, el programa había terminado. La multitud aplaudió y Oprah se despidió del mundo entero. Cuando se apagaron las cámaras de televisión, ella volteó a verme, señaló el libro, sonrió y dijo: “Padre rico, acabo devender un millón de copias de tu libro”.
26

El dedo pulgar: Fuerza de carácter En ese momento Padre rico, Padre pobre, era un libro autopublicado. Eso significa que no tenía que compartir mis ganancias con ninguna compañía editorial, y a pesar de que nunca he sido muy bueno para las matemáticas, de inmediato entendí que se trataba de dinero. Yo tenía una ganancia de cinco dólares por libro,después de pagar todos los gastos. Según la estimación que había hecho Oprah de que se vendería un millón de copias del libro, las matemáticas elementales me decían que acababa de ganar cinco millones de dólares en una hora, aparte impuestos. Fue un día muy provechoso en varios sentidos. Yo no lo sabía en ese momento, pero en una hora había pasado de ser un perfecto desconocido a un individuo...
tracking img