Gabyreys

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (368 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Había una vez una dama triste, que veía pasar la vida desde la ventana, extraños iban y venían por las calles de la ciudad, y ella les sonreía sólo por cortesía, un día era igual a otro,infinitamente creía, de repente una lágrima caía por sus mejillas, nadie la observaba, nadie podía imaginar que llevaba el alma cargada de soledad.
A pesar de su agonía, su alma aun tenía deseos de volar, auncon las alas cansadas, no dejaba de soñar, como suele soñar una mujer, que conserva en su pecho la ilusión de amar.
Así de repente una mañana se hizo especial…
Al despertar miró que caía del cielo unaluz radiante, se acercó y aquella luz que deslumbraba parecía un lucero, lo tomó en su mano con un poco de miedo, pero la atracción fue tal que lo acerco a su pecho y sintió que el corazón latía deuna manera diferente, sonrió y su corazón se sintió contento al tener aquella luz tan cerca, y pensó que aquello no podía ser más que un sueño; cerró los ojos un instante y dejo escapar un suspiro, alabrirlos de nuevo el estaba ahí mirándola a los ojos, un príncipe según parecía. Un caballero que la estaba invitando a bailar.
Un poco desconfiada tembló antes de hablar, dudó de sus palabras, perofinalmente le preguntó su nombre y su edad. El no respondió, seguramente porque los ángeles no tienen edad, el nombre aun lo lleva guardado como un secreto confidencial. La vida en un instante cambió.Un ángel que del cielo bajó para iluminar su alma de la oscuridad. Un lucero que destelló como un diamante y en su corazón anidó.
En ese instante caminó dejando el miedo y las sombras detrás,tomados de las manos los dos, comenzaron a construir castillos de felicidad.
Algo en su interior le dijo, que aquellos instantes de felicidad simplemente eran un regalo de Dios, y algo más, aquel ángelalgún día se tendría que marchar, no sin antes cumplir con el mandato que lo trajo hasta ese lugar.
Pero tanta felicidad, no podía haber existido para ella, más que en un sueño y de los sueños uno...
tracking img