Gay11

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6674 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 29 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
JAPONIZAR ESPAÑA:

LA IMAGEN ESPAÑOLA DE LA

MODERNIZACIÓN DEL JAPÓN MEIJI

Florentino Rodao

Universidad Complutense

David Almazán Tomás
Universidad de Zaragoza

Modernizar España 1898-1914. Congreso Internacional: Comunicaciones,
Guadalupe Gómez-Ferrer Morant (ed.)
Depto. De Historia Contemporánea (UCM), 2006. ISBN: 84-689-8305-5

Japóntambién tuvo su parte de protagonismo cuando se hablaba de la modernización de España. La consciencia de que Japón había comenzado una etapa de renovación el mismo año, en 1868, con el período Meiji[1], permite que las imágenes sobre este país no sólo reflejen su evolución sino también los propios perceptores desde la península. La comparación se convirtió en una excusa para criticar la situación deEspaña y por ello es factible asegurar que la representación de Japón también fue un reflejo de las ansias de modernidad en España.[2]
En la imagen de Japón comenzaron predominando las evocaciones exóticas, basadas en las ensoñaciones de autores como Pierre Loti[3], para ser hegemónica a principios del siglo XX la percepción de un país moderno, con un poderoso ejército pero también conotros avances decisivos para el progreso del país, tales como la educación. Durante la Gran Guerra, de hecho, se puso de moda el slogan, Japonicemos España, y el socialista Julián Besteiro lo repitió en más de una ocasión.[4]

Esta comunicación, por tanto, busca analizar la imagen de Japón, pero también los progresivos cambios que vivió. Para ello, consideramos especialmente relevante laprensa ilustrada,[5] que tuvo un papel protagonista en acuñar la imagen de Japón tanto por su cantidad y calidad, comparable a la de otros países occidentales, como por la carencia de especialistas sobre el país, un hecho que Madrid intentó solventar con el envío a Japón de un agregado militar permanente adjunto a la Legación de España en Tokio, Eduardo Herrera de la Rosa y la escasa actividaddiplomática española en Japón. Los libros que consideramos más significativos para acuñar esa imagen[6] son los de Pierre Loti, junto con la obra del diplomático francés André Bellesort[7], La sociedad japonesa (1905), publicada por la popular editorial Montaner y Simón, pero especialmente los del famoso escritor guatemalteco Gómez Carrillo[8], autor de El Alma japonesa (1906) y, sobre todo, el célebreDai Nipon (1905) de Antonio García Llansó, coordinador del pabellón japonés en la Exposición Universal de Barcelona[9] de 1888 y activo divulgador de la cultura japonesa[10]. Tras este libro, late la influencia del principal acuñador de la imagen de Japón en estos años, Lafcadio Hearn[11], cuya obra Kokoro: impresiones de la vida íntima del Japón fue también publicada en español poco después definalizar la Guerra ruso-japonesa. Junto con un amplio repertorio de prensa ilustrada, hemos consultado también el diario barcelonés La Vanguardia durante los tres momentos más relevantes que permiten comprender la evolución de esa imagen durante los primeros lustros del siglo XX; como fueron el final de la Guerra Chino Japonesa, el mes de agosto de 1895, la victoria sobre el Imperio Ruso, el mes deseptiembre de 1905 y, para la muerte del emperador Meiji, el mes de agosto de 1912.
Este trabajo está estructurado a través de las diferentes imágenes que proporcionaba Japón en esos momentos, que además de ser descritas y analizadas se intenta describir su evolución. Además, evita cubrir dos facetas de la imagen que tuvieron importancia en los años tanto anteriores como posteriores alperíodo que cubre este congreso. En los años previos, Japón fue asociado con la idea del peligro amarillo, por la amenaza real que presentaba a las Filipinas, especialmente desde su dominación colonial en Taiwán, a pesar de la firma del Tratado de Límites en 1895. Después de la I Guerra Mundial, por su parte, la imagen del Japón imperial pasó a ser cada vez más un predominio de la derecha, pero...
tracking img