Genocidio americano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 29 (7018 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
CAPITULO I

EL SUPREMO, LA DICTADURA A FAVOR DEL PUEBLO

1. UNA NACIÓN SIN CAUDILLOS

A partir del 14 de Mayo de 1811, cuando el Paraguay se liberó de España, la característica común de los pueblos de América fue: el caudillismo. A partir de la Independencia, el Paraguay es la única república de la América Latina que no sufre la presencia de los caudillos ni es perturbada porrevoluciones y golpes. Es un país cohesionado, con una autoridad centralizada y que puede darse el verdadero lujo, en el primer cuarto del siglo XIX, de gozar de una auténtica paz política.

Francia, El Supremo, asume el poder y ejerce una dictadura peculiar: usa el absolutismo como método de gobierno en beneficio del pueblo. Ataca los derechos de los españoles y españolistas, persigue a los ricos,confisca propiedades y vuelve insoportable la vida de los oligarcas que eran privilegiados por España. Cuando muere en 1840, asume el poder Carlos Antonio López, un abogado que para escapar a posibles persecuciones de El Supremo vivía retirado en el interior del país. El crea, prácticamente, sobre la estructura socio – económica dejada por Francia, el Paraguay moderno. En su tiempo hubo un granprogreso, surgen fábricas, los astilleros fabrican muchos navíos, trae ingenieros y técnicos de Europa para modernizar el Paraguay y envía para el exterior (sobre todo, Inglaterra, Francia, Alemania y Estados Unidos), jóvenes paraguayos para que se especialicen. Al morir, en 1862, asume el poder su hijo, Francisco Solano López, que se dispone a continuar la obra iniciado por Francia, y perfeccionadapor Carlos Antonio López, y que tendría sus principales frutos en el nuevo gobierno. Pero, la Guerra de la Triple Alianza incubada hacía muchos años, obliga al Paraguay a una lucha desproporcionada que lo destruiría completamente.

2. EL SUPREMO

José Gaspar Rodríguez de Francia es un hombre exótico. Implacable en la persecución de sus enemigos, él prácticamente creó el Paraguay.Ejerció una dictadura rigurosa, pero su absolutismo no ha sido debidamente analizado: si no fuese por su increíble capacidad de represión de los enemigos políticos, es cierto que el Paraguay habría alcanzado la estructura que le dio su Dictador Perpetuo, título que él mismo exigió del Congreso.

Se presta mas atención a las extravagancias de Francia que a sus medidas prácticas y notables que dieronuna estructura peculiar al Paraguay. Su primer acto al asumir fue acabar con la influencia del poder económico que podría entorpecer a su gobierno. Aún cuando es difícil acabar con esa influencia del poder económico, Francia no deja la menor posibilidad: extermina literalmente, al propio poder económico. Decreta, se podría decir, la pobreza como norma de vida de los paraguayos. Queda prohibida, porla práctica que El Supremo determina a la nación, la riqueza. Los españoles y españolistas, herederos de los privilegios de la corona, son perseguidos hasta el exterminio. En las cárceles no existen pobres: sólo los ricos, la llamada “clase privilegiada”, que podrían enfrentarse contra Francia, son los que están presos. Como Naturalmente esa clase privilegiada tiene ramificaciones en la cuenca delPlata, la fama de Francia es terrible: él es tenido como un bárbaro asesino, contrario a toda norma de civilización.

Pero, la verdad, no es exactamente eso lo que ocurre. El Supremo no ataca a los ricos sólo para garantizar la seguridad de su gobierno, que será “perpetuo”. Su ira contra los ricos se explica por la interpretación de que no es posible establecer la soberanía de una nación conla presencia de la oligarquía dejada por la corona española. El quiere exterminar – y lo consigue – cualquier privilegio especial en el Paraguay. El único privilegio posible es el suyo: el gobierno austero y simple, casi patriarcal, a favor del pueblo.

3. EL PUEBLO Y EL OJO DE FRANCIA

El pueblo, al principio, reacciona tímidamente ante el gobierno de El Supremo. El terror de las prisiones...
tracking img