Gestion de negocio ajeno - borda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 27 (6531 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
GESTIÓN DE NEGOCIOS AJENOS SIN MANDATO

Conceptos generales

CONCEPTO:

Hay gestión de negocios cuando alguien no obligado por contrato ni por representación legal realiza espontáneamente una gestión útil para otro. Este concepto provisorio, que ha de ser precisado y completado más adelante, nos permite tener una idea general de la institución. ¿Hasta qué punto debe ser protegida legalmentela gestión de los negocios ajenos? Por un lado hay que tener en consideración el peligro que entraña alentar una conducta que significa inmiscuirse en los negocios o los bienes de terceros; por otro, que esa intervención está generalmente inspirada por el noble propósito (con frecuencia logrado) de impedir un daño al dueño del negocio o de los bienes. La regulación legal de la institución está,pues, nutrida de una doble preocupación: necesidad de evitar una intromisión molesta o dañosa en los negocios ajenos, necesidad de no perjudicar a quien ha realizado una gestión útil para otra persona. De ahí que la gestión de negocios coloca al gestor en un plano inferior al mandatario, pero le confiere más derechos que los que surgirían del simple enriquecimiento sin causa.

De lo dicho hastaaquí surge una analogía notoria entre gestión de negocios y mandato. En ambos se realiza la gestión de un negocio ajeno, sólo que en un caso hay orden del dueño de realizarla y en el otro no. La diferencia es, sin duda, muy importante y se traduce en consecuencias legales que hemos de puntualizar más adelante, pero la sustancia íntima de la conducta del gestor parece la misma. Realiza actos ogestiones por cuenta de un tercero, está obligado a poner en su tarea la misma activa diligencia, debe rendir cuentas. En algunos casos, mandato y gestión se confunden: la ratificación de la gestión equivale al mandato (art. 2304) la extralimitación en el mandato produce los efectos de la gestión. En otros, la distinción se hace muy difícil y sutil; tal es el caso del mandato tácito.

GESTIÓN DENEGOCIOS Y MANDATO TÁCITO:

Aunque la gestión de negocios típica es la que se lleva adelante sin conocimiento del dueño, es perfectamente posible que éste la conozca, sin que por ello pierda su carácter (art. 2288) Y por otro lado, el mandato tácito consiste en dejar obrar a quien está realizando algo a nombre del dueño (art. 1874).

¿Cómo distinguir en este supuesto, mandato y gestión? Desde elpunto de vista teórico, la distinción es neta: el mandato es un contrato, requiere un acto de apoderamiento; supone instrucciones del mandante, sólo que no están documentadas, porque no es necesario hacerlo y la ley tiene como suficiente prueba de que el mandatario obra por orden del mandante el silencio guardado por éste ante la ostensible gestión del primero. En la gestión no hay orden del dueño;el gestor actúa espontáneamente. Pero si la diferencia teórica es simple, la distinción práctica es muy sutil. Ante una persona que está obrando por otra, con conocimiento de ésta, ¿qué criterio seguirá el juez para decidir si hay mandato tácito o gestión? Digamos desde ya, que la cuestión tiene la mayor importancia, porque los derechos y deberes derivados para las partes son muy diversos en uncaso y otro. Para resolver la dificultad se han propuesto diversas soluciones:

a) Para algunos, si el dueño del negocio está enterado de la realización de la gestión desde su comienzo, hay mandato; si se entera luego de empezada, hay simple gestión de negocios. Es un criterio inadmisible, porque la ratificación equivale al mandato (art. 2304), y es siempre posterior a la iniciación de lagestión.

b) Para otros hay mandato tácito cuando el gestor ha obrado en nombre de otro en tanto que habrá gestión si se ha obrado para otro pero sin invocar su nombre. Nos parece que esta opinión no resiste la crítica, porque tanto el mandato como la gestión pueden cumplirse a nombre propio o del dueño del negocio; en consecuencia, no se podría fincar en esa circunstancia la distinción.

c) Por...
tracking img