Grito de dolores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1572 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 4 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
[pic]

Cada año, desde los tiempos de los tatarabuelos, al caer la noche del 15 de septiembre, los mexicanos celebramos la Independencia. El momento cumbre llega a las once, cuando se abre el balcón del palacio de gobierno y se deja escuchar el célebre grito "¡Viva México!", que la multitud corea con entusiasmo: "¡Viva!" Resuenan en seguida las campanas, el himno, el coheterío. Nadie quiereperderse la fiesta, pues además de diversión nos brinda la certeza de formar parte de un gran país que, superando todas sus diferencias, comparte una historia común.
    Pero no vaya a pensarse que la representación que hoy disfrutamos se apega a los sucesos encabezados por el cura Hidalgo en 1810. Para comenzar, el Grito no se dio en la noche del 15 de septiembre sino en la madrugada del 16; paraseguir, Miguel Hidalgo no enarboló la bandera de México, que aún no existía, ni el estandarte de la virgen de Guadalupe, y, para rematar, sus palabras fueron muy distintas de las que se proclaman en la actualidad. Y es que en los doscientos años transcurridos desde entonces el país ha cambiado por completo.
    ¿Qué ocurrió en verdad aquella noche?
    México, entonces llamado la Nueva España,llevaba tres siglos bajo el poder de los virreyes, quienes habían impuesto lengua, leyes, religión y costumbres. Allá iban los barcos cargados de oro y plata, de maíz y cacao y otros preciosos bienes. Aquí quedaban los indios encomendados a un señor castellano o andaluz, quien supuestamente había de cuidarlos a cambio de los frutos de su trabajo en la hacienda, el campo o las minas. Sin embargo,sucedía en realidad que los indígenas —y más tarde, cuando éstos sufrieron epidemias que los diezmaron, los negros traídos de África— no eran más que siervos que podían ser maltratados al gusto del patrón.
    La inconformidad contra el dominio europeo comenzó a recorrer nuestra tierra. ¿Y cómo no? Los mestizos sólo encontraban trabajo como ayudantes en algún taller o comercio, y los criollos,aunque gozaban de mejor posición, resentían que los peninsulares los mantuvieran al margen de las grandes decisiones.
    Las noticias sobre las sublevaciones de otros pueblos vinieron a atizar los ánimos. Si los Estados Unidos habían logrado independizarse de Inglaterra, y Francia había sido capaz de derrumbar a la monarquía, dando a su vez alas a Haití para sacudirse a los conquistadores franceses,los mexicanos también podríamos cambiar el rumbo de nuestra historia.
    Además, había que aprovechar la inestabilidad de España luego de la invasión francesa comandada por el emperador Napoleón Bonaparte. La desorganización distraía al reino, que también se vio arrastrado a la guerra contra otros países europeos. Esto era propicio para un movimiento de independencia, aunque resultara difícilemprenderlo de inmediato. Las acciones bélicas exigían grandes cantidades de dinero y su repercusión sobre la Nueva España no se hizo esperar. Las cuotas que los diversos gremios, incluida la Iglesia, debían pagar a la Corona se fueron al cielo. La gente común se vio aún más empobrecida y, con toda razón, más enojada.
    El revuelo llegó a las reuniones que abogados, comerciantes, militares ygente de diversos oficios realizaban en casa de los corregidores de Querétaro, Miguel Domínguez y Josefa Ortiz. Entre versos y obras teatrales venían a cuento los hechos que agitaban al mundo, y poco a poco fue quedando claro que los mexicanos debían tomar las riendas del país. Los españoles no iban a permitirlo, desde luego, y por ello habría que planear el golpe con gran cuidado, en secreto.
   Así fue como Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Mariano Abasolo, Juan Aldama y la propia doña Josefa se convirtieron en conspiradores. Hay que decir, por justicia, que aunque estos héroes son los más conocidos, hubo cientos de ellos a lo largo y ancho del país. Mujeres y hombres, jóvenes y viejos, apoyaron el movimiento arriesgando sus vidas, unidos por el deseo de liberar a nuestra nación.
    La...
tracking img