Hablar por metafora

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 40 (9875 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
HABLAR POR METÁFORA LA MENTIRA VERDADERA (O LA VERDAD MENTIROSA) DE LOS IMAGINARIOS SOCIALES*

Emmánuel Lizcano

No voy a enfatizar la centralidad de lo imaginario para entender las diferentes maneras de pensar, de sentir, de actuar, de construir y de alterar el mundo, o los mundos, en que vivimos, o en los que quisiéramos vivir. Tampoco voy a entretenerme en torno a los problemas queconlleva cualquier intento de conceptualizar lo imaginario, para lo que remito a mis reflexiones sobre el asunto1. Sí me gustaría, no obstante, proponer cuestiones para el debate en torno a tres puntos muy concretos. El primero afecta al estatuto o manera de ser del propio imaginario. Por decirlo pronto y mal: lo imaginario, ¿es real o es imaginario?; sus producciones, ¿son verdaderas o falsas? Preguntascomo éstas pueden parecer meras filigranas retóricas, pero a la postre la respuesta a ellas es la que está determinando, a menudo sin darnos cuenta, muchas de las discusiones sobre el asunto. El segundo aspecto sobre el que propongo conversar apunta a los contenidos de los que se nutre el imaginario: ¿de qué está hecho el imaginario? ¿cuáles son sus componentes y cuál su estructura, si es que latiene? ¿son imágenes las que pueblan el imaginario, como su propio nombre parece indicar? ¿o son más bien palabras, lenguaje, discursos? ¿o son ciertas tensiones, flujos, pre-disposiciones… que actúan como condiciones de posibilidad –o de imposibilidad- y de sentido para la emergencia –o bloqueo- de ciertas imágenes o para el significado –o insignificancia o absurdo- de
*

Conferencia en elSeminario Interinstitucional “Cultura, Educación e Imaginarios Sociales” (Universidad Autónoma de la Ciudad de México, Universidad Pedagógica Nacional, Universidad Autónoma Nacional de México, Universidad Autónoma Metropolitana), 9-8-2007. He querido mantener los giros expresivos propios de la oralidad y la conversación como reivindicación de los mismos frente a la escritura y la impersonalidad delensayo con que la academia se esfuerza en sofocarlos. 1 Véase E. Lizcano, 2006; en particular el capítulo “Imaginario colectivo y análisis metafórico”. Para un estudio en profundidad de tres imaginarios históricos: E. Lizcano (1993). Para una crítica del concepto castoridiano de imaginario: E. Lizcano (2003: 189-209).

1

ciertas construcciones lingüísticas? Por último, y quizá másinteresante, ¿cómo investigar los procesos imaginarios?, ¿podemos dotarnos de algún método o técnica que nos permita bucear en los magmas imaginarios sin que, como tan a menudo ocurre, acabemos descubriendo las paredes del propio batiscafo con el que nos hemos armado para poder descender a esas profundidades? Cualquier respuesta tajante a estas preguntas seguro que admite objeciones, entre ellas, seguro quealgunas bien atinadas y del todo legítimas. Con todo, procuraré ser bien rotundo. El debate será más vivo. Además, estoy persuadido de que sólo hipótesis fuertes y arriesgadas, a menudo contraintuitivas, pueden hacer avanzar el conocimiento. Las ciencias duras no han dudado en postular ese tipo de hipótesis, y las imágenes del universo, de la materia o de los procesos vitales no han cesado dederrumbarse, rehacerse y refinarse: el tiempo como una dimensión del espacio para la física relativista, los objetos como una mera función de probabilidad para la mecánica cuántica, la vida como expresión de unos supuestos genes que se articulan como un lenguaje… Las ciencias humanas o sociales, en ese afán de realismo con que les lastra su ya secular complejo de inferioridad, rara vez han tenido esaosadía intelectual, apenas han desafiado el sentido común (es decir, los prejuicios de la tribu: la tribu nacional, la tribu académica), y así siguen tan cargadas de ideología como incapaces de levantar el vuelo, moviéndose a ras de suelo, manteniéndose –literalmente- rastreras. Lo imaginario es… ¿real o imaginario? (o el fetichismo de los hechos) Vamos con la primera cuestión. ¿Es real o...
tracking img