Historia de los trajes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 7 (1662 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HISTORIA DE LOS TRAJES

INTRODUCCIÓN

El hombre comenzó a servirse de la ropa para resguardarse generalmente del frío y la lluvia, ante la falta de protección natural que el pelo, la pluma o la grasa suministran a otras especies animales.

Esta costumbre por empezar a vestirse, primero con prendas obtenidas directamente del entorno natural, más tarde con indumentarias elaboradas de formaartesanal y después con fibras sintéticas, generalizadas a partir de finales del siglo XIX, se convirtió en un factor de diferenciación social entre humanos: rango económico, actividad profesional, localización geográfica, rasgos de personalidad, etc.

Desde el principio de los tiempos hasta nuestros días, la vestimenta ha sufrido numerosas transformaciones que en la mayoría de los casos han sidodebidas al descubrimiento de nuevos tejidos y materiales e, indudablemente, a las tendencias que dictan los diseñadores y la moda en general

Durante el periodo Paleolítico, el hombre cubrían el cuerpo con pieles a manera de taparrabos, que sujetaban con tiras de cuero crudo; se adornaban con collares hechos con las uñas y los dientes de los animales que cazaban, así como también decaracolillos, que enhebraban en finas tiras de cuero.
Ante el avance de los glaciares, el hombre comenzó a utilizar nuevos elementos para la confección de las ropas. Con astillas pulidas de hueso creó la aguja y cosió sus prendas, con las que llegó a cubrir enteramente su cuerpo.
Al retirarse los glaciares, el hombre primitivo buscó climas templados, lo que le permitió emplear la lana de ciertos animalespara la confección de tejidos que reemplazaran a las pieles.

Los Muiscas usaron vestidos abrigados, consistentes en mantas de algodón que les cubrían el cuerpo hasta los pies y que ajustaban a los hombros, unas veces con nudos, otras con alfileres de oro o de cobre. Usaron ponchos también a manera de ruana y cubrían sus cabezas con monteras de lana y gorras de pieles de animales como de tigre yde oso. El calzado les fue desconocido.

Para las festividades, los Muiscas se adornaban con joyas de oro; tiaras, coronas, pecheras, narigueras, orejeras; zarcillos, pulseras, ajorcas y caracoles de oro.

Por otro lado, los Tayronas, en sus trabajos, acostumbraban estar casi desnudos. Pero cuando salían usaban trajes de telas firmes de algodón. Las mujeres, además de la falda, se echabansobre la espalda una especie de chal o pañolón de tela blanca. Hombres y mujeres se adornaban con joyas de oro, penachos de plumas y mantas pintadas, adornadas con cristales de cuarzo, coralina, jaspes y otras piedras engarzadas en oro.

Los Tayrona fueron hábiles en el arte plumaria; de plumas de papagayo, de pavas y otras aves hicieron diademas, penachos, capas como mucetas, flores, rosas,vestidos de colores vistosísimos, abanicos.

Encima de tan lujosa indumentaria se ponían sus joyas de oro, consistentes en narigueras, chagualas como patenas o medias lunas, petos, collares de caracoles y cuentas. Para las mujeres había, además, brazaletes, ahorcadas y gargantillas.

Del período de 1643 a 1715, en la indumentaria destaca precisamente la falta de uniformidad, que hacía ver unvestuario distinto de una ciudad a la otra que le era vecina.
En el período de Regencia (1715-1730) se desmontan el rigor del protocolo versallesco. La consecuencia más notable es que el carácter ceremonioso de la indumentaria cede el paso a una neta frivolidad. Vestidos más finos y ligeros, unidos a fuerte influencia de lo oriental. Aparece la falda de amplísimo vuelo soportado por una armadurade ballenas (extraída en verdad de la ballena) que forma la llamada cesta. Hasta 1780 las faldas son exageradamente amplias. Su incomodidad está ya en desuso a finales del siglo (la Revolución francesa).
Al movimiento artístico del Barroco sucede del Rococó (1730-1789). La vestimenta reaviva un tono excesivamente aristocrática, por un lado, y militarista por otro. El Rococó recarga de adornos...
tracking img