Historia de spiderman

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 75 (18653 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
1962-1966
Fue casi por casualidad. Hoy en día resulta imposible concebir el cómic de superhéroes sin Spider-Man. Por eso sus orígenes resultan todavía más asombrosos, si cabe, de lo que realmente fueron. Y es que, a poco que las circunstancias hubieran sido diferentes, el trepamuros jamás habría visto la luz. Corría 1962. Apenas habían pasado unos meses de la publicación de The Fantastic Four 1.Estaba claro que los superhéroes volvían a funcionar, como lo habían hecho dos décadas atrás. Lejos de cualquier propósito calculado, Stan Lee y Jack Kirby seguían produciendo los nuevos personajes que el editor Martin Goodman les demandaba. El horno no estaba para bollos, razón por la que los nuevos héroes surgían de la prueba y el error. Ejemplo: en Amazing Adult Fantasy 14, número anterior alde la primera aparición de Spider-Man, debutaba Tad Carter, un mutante –el primero de Marvel, por cierto- cuya personalidad bien podría recordar a la del tímido y apocado Peter Parker. Aunque en la última viñeta se prometía el regreso de Tad en el siguiente número, éste jamás volvería. Ejemplo 2: en Journey into Mistery 73 aparecía Robert Carter (nada que ver con Tad, aunque el parecido fonéticoentre el apellido Carter y Parker sí que resulta evidente), un científico que, accidentalmente, introducía una araña en una cámara atómica. El bicho salía de allí bastante crecidito, con unos poderes similares a los de nuestro Hombre Araña. Relatos como éste componían el día a día de la Marvel que estaba naciendo en aquellos años: monstruos radiactivos, seres mutantes y extraterrestres cabezonesherederos de los grandes animalitos que hacían la delicia de los aficionados al cine de ciencia ficción, heroicos científicos que encontraban la solución a las grandes catástrofes y finales con moralina: cuidado con la ciencia: sed buenos, niños: no lo hagáis en casa.
Y en esto que llega Spider-Man. Amazing Fantasy 15, con fecha de agosto de 1962, caso de que haya por ahí algún despistado quedesconozca un dato en todo caso inexcusable. Once apretadas páginas de origen destinadas desde el principio al olvido. Al fin y al cabo, era el último número de la colección. Al fin y al cabo, Martin Goodman dixit, a nadie le gustan las arañas.
Pero es que la araña era una excusa. Seguro que a Stan Lee no le gustaban tampoco. Lo que le gustaba a The Man era The Spider, un personaje pulp más conocidopor haber inspirado la creación de Peter Parker que por cualquier otra cosa. Luego estaba el empeño en publicar algo medianamente presentable que se diferenciara de los supertipos cuadriculados de National Periodicals, casa de Superman. No era concebible que el héroe fuera un adolescente. Era obvio que a Lee le repateaba la idea del sidekick. Por eso mataría meses después a Bucky Barnes y por esole colocaría una MAN muy grande al nombre de un personaje de dieciséis tiernos añitos. Y por eso conseguiría la atención del público teen, porque ellos también querían ser así de MAN y así de grandes, porque ellos, la gran mayoría de ellos, también eran despreciados por sus Flash Thompson de turno, rechazados por la Liz Allan que tocara ese día y sobreprotegidos por sus madres, tías o abuelas.
Lacantidad de detalles que contiene la primera aventura de Spider-Man resulta tan apabullante que cualquiera podría pensar en un plan hábilmente orquestado por Lee y Ditko. La lógica viene a negar tal posibilidad para dejar claro que, si bien Lee y sus dibujantes improvisaban cada dos por tres, su creatividad atravesaba un estado de gracia que tal vez nunca haya tenido autor posterior o anterior. Enel caso concreto de Spider-Man, el relato cumplía con creces la estructura de cuento moralista: el joven que adquiere asombrosos poderes y aprende a utilizarlos por las malas, ya que el poder tiene el precio de la responsabilidad, y la responsabilidad llega con la muerte del tío Ben. Porque, no hay que olvidarlo, la serie se mueve, tiene sus grandes momentos dramáticos e incluso se reitera...
tracking img