Hooolaaa

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 184 (45796 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 24 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Cuando llega la pasión

Desde su primer encuentro, Jemma comprendió que en el vocabulario de Leon Stephanades no existían las palabras "para siempre".  Ella no tenía experiencia, pero la pasión que compartieron fue tan poderosa que descartó sus dudas y aceptó la proposición de Leon, aunque sabía que él huía de los compromisos y que su aventura duraría hasta que Leon se cansara de ella...Capítulo 1
EL lunes por la mañana, Josh llegó tarde a la oficina, y eso era un signo de que su fin de semana había sido terrible. Jemma sonreía molesta, mientras lidiaba con la correspondencia. ¡Debía admirar a Cassie Drake, la bella morena que había triunfado donde muchas, antes, habían fracasado. Es decir, mantenía al apuesto Josh Tanner a su lado, desde hacía tres meses!
Ese era un récord paraél. Sus mujeres duraban sólo el tiempo que él tardaba en saciarse de ellas en la cama. Josh lo calificaba como una en­trada al aburrimiento y era un hecho de que no podía resistirse a intentar­lo con cualquier mujer atractiva que viera.
Jemma debía saberlo, pues lo había intentando en vano con ella una o dos veces. No le interesaba ninguna relación con el sexo opuesto, y menos con hombres como Josh.Bastaba con que él mirara a una mujer para ver el sexo, con S mayúscula, y nada más. Era un libertino, apuesto, presumido e irresponsable, y ella nunca se enredaría con alguien así. Jemma siempre estuvo en ese ambiente, a causa de su padre, y había presenciado lo que su hiperactivo libido le había causado a su madre. De ninguna manera caería dentro de esa trampa.
Sonrió al recordar que Josh nohabía desistido con facilidad. Tardó dos meses en aceptar la derrota, y otro, para dejar de mostrarse molesto. Desde entonces, habían pasado casi dos años, y ella se había convertido en su mejor amiga y confidente.
Por eso sabía lo de Cassie y lo que ésta le provocaba a Josh. Bastaba que él viera su cuerpo para que su temperatura aumentara.
— ¿Por qué ella? —le había preguntado él una vez,confuso y exaspe­rado—. ¡Ni siquiera es mi tipo! Me gustan altas y esbeltas, con piernas largas, como las tuyas. ¡Y con el cabello largo, igual que el tuyo!
—Mi cabello no es rubio, es arenoso.
—Rubio —insistió—. Rubio dorado, como la miel —la miró fijamente—. Hace que yo desee...
— ¡Tócame y se lo diré a Cassie!
— ¿Qué me haría ese bruja de cabello negro? —murmuró con menos pasión, y se dirigió asu oficina para cavilar.
Jemma pensó que tenía la respuesta pero se rehusó a dársela. Josh Tanner, el sensual libertino, había encontrado su Waterloo... y en manos de una mujer que no callaba lo que esperaba de él.
—Matrimonio, hijos... —le había dicho a Jemma, mientras esperaba a Josh, quien la llevaría a almorzar—. Estoy cansada de buscar —al pare­cer, veintisiete años eran muchos, dada laexpresión en el rostro de Cas­sie—. Miré a mi derredor y encontré al candidato adecuado.
Ese resultó ser Josh, y eso le pareció extraño a Jemma, ya que su jefe sería el último hombre con quien una mujer desearía formar un hogar, por libertino. Decían que una se divertía con él, que era estupendo en la cama, pero definitivamente no era el indicado para convertirse en espo­so.
—Conocí a Josh en unafiesta, a la cual asistí con un amigo. Me ena­moré de él y debería ser ciega para no haber visto la mirada lasciva de Josh. El ambiente ardió entre nosotros y eso divirtió mucho a León. ¿Co­noces a León Stephanades? —le preguntó y al ver la mirada en blanco de Jemma, agregó—: Querida, no sabes lo que te pierdes. Si me hubiera atrevido a ilusionarme con un hombre fuera de alcance, me habría dedi­cadoa pescarlo a él en vez de a Josh. León es... especial. Muy griego. Muy rico. Y muy celoso de su libertad. Su padre ha intentado todo para que su hijo se case con una joven griega, decente y rica, que eligió para su hijo, pero León se rehúsa a tomarla en cuenta. Tengo entendido que eso causó una desunión familiar —alzó sus bellas cejas y continuó—: ¿Qué oportunidad tendría una joven inglesa,...
tracking img