Hugo chávez y el capital de marx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1340 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En días recientes, durante una de sus interminables alocuciones públicas, Hugo Chávez no sólo se declaró marxista sino que aseguró que en sus ratos libres se dedica a leer El Capital de Marx. Me permito dudar de tal aseveración, tanto por el hecho de que Chávez no pareciera disfrutar jamás de ratos libres, ya que pasa el tiempo hablando de manera incesante, como por la innegable verdad de que ElCapital es en buena medida un libro prácticamente ilegible. Con esta afirmación no pretendo denigrar de Marx como pensador social. Sería absurdo desconocer que Marx hizo aportes importantes en el terreno del estudio de la historia, con su perspectiva materialista sobre la misma, así como en el plano del análisis político, en el que quizás se encuentran sus más interesantes e impactantes escritos,como por ejemplo El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte.
El marxismo es un compuesto de varios elementos: Por un lado, la visión de la historia como un proceso principalmente basado en el esfuerzo humano por producir y reproducir la vida, es decir, como un proceso en el cual juegan papel prioritario y decisivo los factores económicos. Este es el denominado “materialismo histórico”. Por otrolado, el marxismo es un programa de transformación social radical, dirigido a destruir el capitalismo mediante la lucha de clases y la instauración de la dictadura del proletariado, e instalar en su lugar el socialismo, entendido este último fundamentalmente como la colectivización de los medios de producción. En tercer lugar el marxismo es una utopía, ya que según Marx el socialismo es una etapa detransición entre el capitalismo y el destino final de la historia, que no es otro que el establecimiento de una sociedad perfecta, la sociedad comunista, que Marx concebía como una sociedad de abundancia concentrada en el disfrute hedonista de la existencia por parte de individuos liberados de sus penurias.
Antes de retomar el hilo en lo referente a Chávez y El Capital conviene precisar dos puntosde relevancia: Primero, está presente en el marxismo una intensa tensión entre, por una parte, una tendencia determinista y hasta fatalista acerca del curso histórico, de acuerdo con la cual, y de manera necesaria, el capitalismo va a derrumbarse y abrir las puertas al socialismo. En el propio Capital (Capítulo XXIV), Marx escribe que “la producción capitalista engendra, con la fuerza inexorablede un proceso de la naturaleza, su propia negación” (es decir, el socialismo). No obstante, y por otra, el programa político marxista contiene un poderoso ingrediente voluntarista, según el cual la acción consciente y deliberada del proletariado, encabezada por la lúcida y aguerrida vanguardia comunista, es la encargada de llevar a cabo el necesario proceso de destrucción.
De la tensión planteadase deriva un problema: Marx confiaba que la revolución tendría lugar en los países capitalistas más avanzados de su tiempo, en particular en Inglaterra, países en los que ya existían, en su opinión, las condiciones de productividad económica suficientes para que el socialismo fuese más que un sistema de permanente empobrecimiento. Sin embargo, a Lenin no se le ocurrió nada mejor que forzar, consu voluntad y la de sus seguidores, el cambio revolucionario en un país entonces tan atrasado como Rusia en el marco europeo, lo cual desde el inicio hizo del experimento socialista un rumbo de opresión y carencias.
El otro aspecto del marxismo que me interesa destacar tiene que ver con su dimensión utópica. Sobre ello Marx dijo poco, pero lo que dijo permite constatar que imaginaba su sociedadperfecta como un ámbito de abundancia, en la que eventualmente desaparecerá la oposición entre el trabajo intelectual y el trabajo manual, donde el trabajo dejará de ser un medio de vida para transformarse “en la primera necesidad vital” (es decir, en algo agradable y no forzado), en la que correrán “a chorro los manantiales de la riqueza colectiva”, y donde, finalmente, la sociedad podrá escribir...
tracking img