Hugo un lapiz elocuente

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1144 palabras )
  • Descarga(s) : 16
  • Publicado : 13 de agosto de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
HUGO UN LAPIZ ELOCUENTE
Su nombre era Hugo Blanco pero sus amigos le decían dibujo libre, pues cada vez que Catalina lo cogía para su dibujo lineal él se revelaba y en alguna parte del trazado buscaba el espacio para marcarle una curva a las líneas rectas que ella quería hacer.
Para Hugo las líneas rectas le parecían aburridas, los triángulos rectos y cuadrados perfectos no eran sus figuras másamigas, prefería dejarse llevar cuando Catalina se dedicaba a dibujar curvas improvisadas que terminaban con obras de mucho movimiento, de gran ingenio y creatividad.
Hugo vivía en una cartuchera rosada, decorada con stikers de barbie, winnie pooh y pucca. Siempre que iban para la escuela dejaba ver sus iniciales HB porque la cremallera cerraba sólo hasta la mitad, la charla era amena con susamigos mientras el movimiento de la bicicleta anunciaba que Catalina ya había llegado a la escuela.
Raúl era un color marrón doble punta, su más fiel amigo que le comentaba a Hugo que su amor a la tierra hacía que su esencia se fuera desgastando cada vez que Catalina dibujaba sus apreciados paisajes. Celeste era un color azul clarito, mas delgadito que Raúl y además muy vanidosa, decía con ciertaaltivez y muy encopetada que su ser únicamente se rendía ante la profundidad del mar o la inmensidad del cielo y Augusto un borrador de nata un poco devastado por las puntas donde reposaban algunos restos corregidos de Hugo.
Héctor era el malo del paseo, sarcástico como él no había otro igual, era un sacapuntas de metal que los miraba con ironía y cierta prepotencia y a cada rato les enseñaba suaguda cuchilla con una frase bastante ofensiva: -¡Por acá los espero para darles una afiladita!
Todos los días mientras iban de camino a la escuela, Hugo y sus amigos disfrutaban del rico olor que salía de la lonchera de Catalina, una mezcla deliciosa entre jamón y queso que alternaba con el sabor tropical del jugo de guayaba que con tanto movimiento se regaba un poco, tanto que la cuchilla deHéctor se estaba cubriendo de óxido.
Hugo era un lápiz con un espigado cuerpo amarillo, con sus iniciales en negrilla en la parte de arriba HB, muy consentido por su dueña, con un gorro de goma rojo y un cuello de lata que en el futuro anunciará su muerte.
En sus acostumbradas y largas conversaciones, él y sus amigos, nunca se preocupaban por el futuro de sus maderables cuerpos, pero con el pasodel tiempo veían cómo su piel se iba a la cesta y por consiguiente su pérdida de altura y tamaño los acercaban a su encuentro definitivo con la basura.
Fue entonces cuando en una tarde de invierno, al salir de la escuela, la lluvia desbordada hizo que Catalina saliera muy de prisa bajo el agua en su bicicleta pasando, a propósito, por cada hueco y charco que hubiese en la calle buscando darleun toque diferente a su a su ya rutinario camino a casa, sin darse cuenta que el bolsillo externo del maletín, donde guardaba la cartuchera se había quedado abierta. La felicidad de ese extraordinario viaje a casa de catalina significaba para Hugo y sus compañeros la mojada más impresionante de su vida escolar. Raúl y los demás hacían un gran esfuerzo por cubrir con sus gruesos cuerpos la fina ydelgada humanidad de Celeste, pero fue en vano, pues tan vulnerable y delicada sería que fue la primera que empezó a sentir, con mucha frecuencia, el óxido que Héctor dejaba donde terminaba su malévola tarea.
Al darse cuenta, de lo sucedido Catalina se preocupa tanto, que se dedica, un poco triste y con un fuerte sentimiento de culpa, a secar todos los elementos de su cartuchera, pero el aguainundó por completo el cuerpo de estos apreciados amigos que hasta su arteria central, que para ellos era la vida misma, sufrió una densitometría ósea, algo así como una osteoporosis que provocó una diabetes tan fuerte que a partir de ese momento las amputaciones no se hicieron esperar, dos o tres por cada actividad artística que Catalina realizaba no sólo en la clase manualidades sino también...
tracking img