Imagen del estanciero durante el siglo xx

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 13 (3095 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 13 de septiembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Imagen del estanciero durante el siglo XX
La historiadora explica por qué el arquetipo social del hombre de campo fue forjándose en los últimos cien años, pero permaneció inalterable pese a los notables cambios y las innovaciones que tuvo como protagonista la producción agropecuaria argentina.
Por María Sáenz Quesada *
Durante el siglo pasado se instaló en el imaginario argentino la idea de untipo social, el estanciero, hacendado o terrateniente, que ocupó un lugar de privilegio en la etapa de gran desarrollo agropecuario de las primeras décadas del siglo y cuya imagen, congelada en el tiempo, se convirtió en asunto central de las controversias ideológicas que tuvieron lugar después en condiciones generales muy diferentes.
Para analizar la cuestión, viene en ayuda la historia de lasmentalidades que estudia las concepciones del mundo y las sensibilidades colectivas (1). Esta explica que los hombres se sirven de las máquinas que inventan, guardando las mentalidades de antes de esas máquinas porque la mentalidad es lo que cambia con mayor lentitud.
Afirma el medievalista francés Jacques le Goff, que el discurso de los hombres, en cualquier tono en que se haya pronunciado, noes, a menudo, más que un montón de ideas prefabricadas y de lugares comunes, de restos de culturas y de mentalidades de distinto origen y tiempo diverso. “Cuándo se deshace una mentalidad? ¿Cuándo aparece otra?¿Cuando un lugar común aparece o desaparece”, se pregunta.
Dicha concepción de la historia resulta válida para analizar el siglo XX en la Argentina, en cuyo transcurso se cristalizó laimagen de un poderoso grupo social de carácter oligárquico, que ejercía una influencia determinante en las instituciones del estado, disfrutaba de la posesión de los productos de exportación del país y arrendaba sus tierras a los recién venidos.
La imagen respondía al tipo de gran estanciero de 1910, cuando la palabra estancia se asociaba con la idea de poder, prestigio social y confianza en elfuturo.
Entonces el campo era lo esencial en la vida argentina, según el acertado registro de Georges Clemenceau, Jules Huret, Vicente Blasco Ibáñez y W. H. Koevel y otros visitantes que admiraron las modernas estancias de la época (praderas artificiales para el ganado, alambrados, montes, molinos, galpones, cabañas, personal especializado y control riguroso de la producción).
Todos ellos se hubieranasombrado al conocer la modesta condición del estanciero rioplatense sólo un siglo antes. Porque el lugar que el gran hacendado ocupaba en la Argentina mejoró sustancialmente a fines del siglo XIX, gracias a una combinación de políticas acertadas y de adelantos técnicos (maquinaria, navegación, frigoríficos).
El centenario
Hacia 1910, la cúpula de los terratenientes vivía a lo grande. Eran losAlvear, Pereyra, Duggan, Casares, Unzué, Drysdale, Santamarina, Alzaga, Martínez de Hoz, Luro, Pacheco y otros más que se veían a sí mismos –y eran vistos– a una distancia sideral del colono arrendatario (el gringo recién venido) y del paisano criollo, poblador primitivo de la campaña.
Dos entidades corporativas los representaban. La Sociedad Rural Argentina constituida en 1866, tenía laresponsabilidad de la exposición anual de Palermo y la del registro de razas. Quienes no se sentían representados por ella, adhirieron entre 1892 y 1923 a la Liga Agraria de Buenos Aires. Porque incluso en aquellos años de excelentes precios para las exportaciones, había diferencias dentro del sector rural.
Uno de los temas en debate, tranqueras adentro y tranqueras afuera, se planteaba entre losdefensores de la especialización ganadera como la más adecuada para las condiciones naturales del Río de la Plata, y los partidarios de la agricultura por medio de la colonización.
Estos últimos sostenían que en la Argentina las tierras habían sido acaparadas por un pequeño número de poseedores que por lo general dejaban improductivo el suelo. “La estancia ganadera perpetúa la injusticia social”,...
tracking img