Incendio de roma

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1764 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de diciembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Incendio de Roma del año 64 d.C.
El incendio de Roma del año 64 después de Cristo, por sus características y los efectos que de el se siguieron, constituyen un suceso inolvidable de la historia de esta ciudad.
Desde su fundación Roma se vio expuesta a numerosos incendios debido a la densidad de población, a la estrechez de las calles, a la contigüidad de las viviendas y, sobre todo, a lapobreza de los materiales empleados para su construcción y las características peculiares de esta, especialmente en las insulae donde se superponían los pisos de madera, a veces a gran altura.
El incendio más famoso que los romanos guardaron siempre en su memoria fue el que ocurrió el 19 de julio del 390 a.C. después que los galos derrotaron a la armada romana en Alia; la ciudad fue devastada porlas llamas y solo la vigilancia de los gansos sagrados de Juno, según Tito Livio, logro salvar la ciudadela del Capitolio del ataque que realizaron por sorpresa los asaltantes. Ya en época imperial, bajo el principado de Augusto se produjeron diversos incendios que acarrearon grandes pérdidas a la ciudad, por lo cual el emperador se vio obligado a crear un cuerpo especial de vigilancia encargado deactuar inmediatamente para combatir el fuego hasta que llegaran los bomberos; bajo Tiberio, en el año 27 un incendio devoro todo el monte Celio y en el 36 ardió la parte del Circo Maximo contigua al Aventino, y bajo Claudio, en el 54 un incendio arraso el barrio Emiliano.
Para el estudio del incendio del año 64 contamos con bastantes fuentes documentales. En ellas hay que distinguir entrefuentes directas o primarias, fuentes próximas y fuentes remotas. Las primarias o coetáneas del siglo I son básicamente Plinio el Viejo, Cluvio Rufo, y Seneca o el pseudo-Seneca en la Octavia; las próximas , del siglo I-II son Tácito y Suetonio ; y las remotas del siglo II-III al V, Dion Casio y otros autores paganos y cristiano, como Tertuliano, Sulpicio, Severo, Aurelio, Víctor, Eutriopio, Orosioetc. Interesa tener esto presente, pues, cuanto más cercanas son las fuentes al hecho parece lógico pensar que estas sean más verídicas. De todas las más completas son Dion Casio, Suetonio y Tácito.
Tácito informa sobre las cuatro zonas que alcanzo el fuego, resumiendo al final la extensión que abarco; a) comienza la noche del 18—19 de julio en el Circo Máximo en la parte suroeste, próxima alPalatino y al Celio, desde donde se propaga sucesivamente a las zonas bajas y altas de las cercanías ; b) a las mañana siguiente, cuando llega Nerón de Ancio, el fuego llega ya a la casa Transitoria, con la que había unido el palacio y los Jardines de Mecenas, devorando el palacio y los alrededores; c) avanza hasta las Esquilias, de donde es detenido en parte baja ; d) al séptimo día se aviva de nuevoy se difunde por las zonas más despejadas de las ciudad durando otros tres días más como certifica también una inscripción de la época de Domiciano, quedando 3 zonas de las ciudad arrasadas, 4 indemnes y las 7 restantes con un pocos edificios y estos calcinados.
Los principales daños sufridos fueron: a) viviendas y monumentos; b) lugares sagrados; c) riquezas y obras de arte.
Los relatos deTácito y Suetonio son bastante concordantes en este aspecto. Los dos reconocen la dificultas de enumerar las casa, las “islas “o manzanas de casas y los templos que se perdieron y evaluar sus daños; y los dos aluden además a las pérdidas de las riquezas y obras de arte acumuladas en Roma desde la antigüedad, con mas brevedad Suetonio, como es en el habitual. Dion Casio para recalcar la dramáticadescripción del fuego anticipa que fueron destruidas
“muchas manzanas de casas” por distintos motivos y tras señalas que la calamidad sufrida entonces no había tenido paralelo en Roma, excepto en la invasión gala, resume así el desastre “el monte Palatino ardió entero, el teatro Tauro y las dos terceras partes de la ciudad fueron abrasadas y pereció un nuero incontable de personas “.
Un pasaje...
tracking img