Infancia y sexualidda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2128 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
TRASTORNOS SEXUALES EN LA INFANCIALos trastornos sexuales descritos en el DSM-IV son los que derivan de una disociación entre el sexo anatómico de la persona y su percepción de la identidad sexual, o sea de la conciencia de "ser hombre" o "ser mujer". Se describen tres modalidades sindrómicas: el trastorno de identidad sexual en la niñez, el tranxesualismo y el trastorno de identidad sexual enla adolescencia y en la vida adulta. Consideraremos también los cuadros de hipersexualidad en la infancia, a pesar de que no constituyen entidad nosológica alguna.TRASTORNO DE IDENTIDAD SEXUAL EN LA NIÑEZEn este trastorno, el niño siente un agudo y persistente malestar acerca de su propio sexo, junto a un ferviente deseo de ser del otro sexo, llegando a afirmar repetidamente que se pertenece a él.No se trata de un simple cambio de hábitos o conductas (como sería un afeminamiento en varones o una conducta de marimacho en niñas) sino de la alteración profunda del sentimiento de ser hombre o de ser mujer. Las estereotipias de conducta luciendo patrones propios del sexo opuesto serían en este caso un síntoma acompañante.Los criterios diagnósticos del DSM-III-R son, para las hembras: Malestarpersistente por el hecho de ser una niña, y deseo manifiesto de ser un niño (o aseveración de que ella es un niño); aversión a conductas y hábitos propios del estereotipo femenino; rechazo de las estructuras anatómicas femeninas (aseverar que tiene, o espera el crecimiento de un pene, negarse a orinar sentada, afirmación de que ella no desea que le crezcan los pechos ni tener la menstruación).Para varones: malestar persistente por ser un niño, deseo de ser una niña y/o manifestación de que es una niña; preferencia por estereotipos de conducta femenina (vestidos, juegos, pasatiempos); rechazo de las estructuras anatómicas masculinas (aseverar que al crecer se convertirá en mujer, que desea la pérdida de su pene y testículos, o que sería mejor no tener testículos). Tanto para niños comopara niñas es válido el criterio de aparecer el trastorno antes de la pubertad.Es probable que, para estos problemas, actúen como factores predisponentes unas condiciones ambientales que no han reforzado suficientemente los papeles masculino o femenino correspondientes. Ya sea por ausencia de algún progenitor o por excesiva ligazón al del sexo opuesto, ya sea por una política de débilreforzamiento de las pautas de conducta correspondientes al sexo anatómico real.TRANXESUALISMOUna vez alcanzada la pubertad, el trastorno de identidad sexual pasa a convertirse en tranxesualismo, que -junto a la inadecuación por el propio sexo anatómico real- comporta una preocupación de al menos dos años de duración sobre cómo deshacerse de las características primarias y secundarias sexuales del otrosexo.Se relaciona este problema con el trastorno de identidad sexual prepuberal y, sea como sea, tiende a producirse en el contexto de una relación familiar alterada. Los varones, a la larga, pueden buscar ayuda en las clínicas especializadas en la resolución quirúrgica de estos problemas, aunque también las mujeres -en menor proporción- pueden hacerlo. Es prudente subdividir este trastorno enrelación a la orientación sexual del individuo: asexual, heterosexual u homosexual (que de todo hay). Curiosamente la percepción "homosexual" es negada por muchos de esos sujetos, que dicen sentirse atraídos "por el otro sexo", al cual niegan su pertenencia por más que los elementos anatómicos y cromosómicos tengan algo que decir.TRASTORNO DE IDENTIDAD SEXUAL EN ADOLESCENCIA Y VIDA ADULTACorresponde altransvestismo no fetichista. El sujeto siente el malestar propio de los trastornos por identidad sexual, no llega a tener la preocupación acerca de cómo eliminar los detalles anatómicos que considera sobreañadidos, pero se transviste en forma recurrente o persistente (y no con la finalidad de hallar placer o excitación, como en el caso de los fetichistas). También estos casos se subdividen en...
tracking img