Investigacion

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 122 (30312 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 22 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
FUCKOWSKI, MEMORIAS DE UN INGENIERO

Alfredo de Hoces García-Galán

La d e lgad a lín e a m arró n

I.

Existe una línea m arrón que divide a la hum anidad en dos grandes grupos: aquellos que nacen por encim a de la línea de flotación y tien en una vida, y los que nacem os hundidos en la m ierda y tenem os que darnos de hostias por salir a respirar.

Hay varios factores que determ inanen qué lado de la línea se nace. El prim er factor es el apellido. No es lo m ism o llam arse Fuckowski a secas que Borja Pijoski Sáez de la Minglanilla. Eso m arca m ucho, confiere estilo. Vende.

Luego tam bién cuenta el nacer en la capital de capitales, en una casa totalm ente pagada, zona residencial Verde que te quiero verde (verde dólar, verdes prados) e ir en autobús privado al ColegioMay or Santísim os Herm anos Pom posos en lugar de nacer en una capital de provincias, entre cuatro paredes con doble hipoteca en la Barriada del Perro Muerto e ir andandito al Instituto de Bachillerato Sálvese quien Pueda.

Pijoski y yo nos conocim os en verano. Sus fam ilia había com prado un chalet en m i ciudad, en primera línea de playa, para pasar allí quince días al año.

Yo habíaaprobado la selectividad con buena nota y m e había m atriculado de Ingeniería Técnica en Pito del Sereno, aunque no estaba precisam ente de vacaciones. Por las m añanas cogía la bici y m e iba a un curso intensivo de inglés (en el Sálvese Quien Pueda el nivel estaba m uy por debajo de la línea de flotación), y luego le daba clases particulares de matem áticas a un enano violento e hiperactivo por cienduros la hora, para poder pagarme las cervecitas. Luego me iba a la playa. Pijoski había suspendido todo el COU, pero se había sacado el carné de conducir y le habían comprado un Golf. Cada vez que m e invitaba a un café pagaba con un billete de cinco m il, nuevecito. Luego m etía la vuelta en la cartera de piel, que dejaba junto al teléfono m óvil y las llaves del Golf.

-El Golf viene conaire acondicionado de serie -decía.

Solíam os pasar las tardes cerveza en m ano, charlando sobre el futuro.

-No quiero que se acabe el verano, pero el enano m e tiene hasta los cojones, tío. ¡Qué ganas de perderlo de vista! Adem ás estoy deseando em pezar la facultad. Tiene que ser alucinante... se acabó em paparse de teoría absurda, ahora todo el día entre ordenadores, dando las clases conproyectores en 3D... ¡seguro que hay androides experim entales andando por los pasillos!

Pero qué gilipollas se puede llegar a ser. Si m e hubiesen contado el atracón de tiza y fotocopias que m e esperaba, no m e lo hubiera creído.

-Yo m e voy a cam biar de colegio, en éste no m e va bien. No m e gusta com o dan las clases, ¿sabes?. Mi padre me ha metido en el San Cipriano. Me ha dicho que m erelaje este verano, pero que el curso que viene no puedo fallar. Le ha costado la m atrícula cuatrocientas m il pelas...

El verano siguiente yo sufría el desgarro esfinteriano típico del prim er año de carrera, y Pijoski había aprobado COU con sobresaliente. Ya estaba m atriculado de Econom ía en la Universidad de Fausto. Yo no m e explicaba com o había ocurrido el m ilagro. Parecía efectivoeso de prenderle cuatrocientas m il velas a San Cipriano.

II.

Aquel verano no fue m uy diferente para Pijoski. Iba y venía con su Golf estrenando billetes de cinco m il. Yo seguía yendo en bici a clases intensivas de inglés, y enseñando trigonom etría a otro enano, exactam ente igual de insoportable que el anterior. Por las tardes m e ahogaba entre circuitos de alterna e integración en dosvariables.

Una día, un am igo que curraba en un alm acén m e contó que al sábado siguiente tenía que hacer un extra, pero que no podía. Necesitaba un sustituto así que había pensado en m í. El trabajo era fácil: venía un cam ión de cervezas y había que descargarlo. Mil pelas por hora, cinco horas, y sólo le tenía que dar a m i am igo cien duros por la consultoría. Eso eran casi dos sem anas m...
tracking img