Ivan moseyev

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2251 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Tal vez muchos lo hayan leído, no se, tal vez en esta época no estemos expuestos a estas cosas porque ya hay libertad, "respeto" y podemos salir a gritarle al mundo que amamos a Jesúcristo con todas nuestras fuerzas y corazón, no por lo que hará por nosotros, sino por lo que ya hizo, ahora es mucho más sencillo.... la pregunta es.... lo estamos haciendo? estamos viviendo esa vida apasionadamentedesgarradora que te lleva a dar pasos de fe y a no guardar silencio sobre tu Dios?

Vivimos con ese brillo en los ojos, que aunque se derrumbe el mundo sigue ahí? tenemos ese desespero porq ni uno solo, ni uno solo, muera sin conocer a Jesucristo?

Antes las consecuencias de hablar de Dios eran la cárcel, los golpes, la tortura, la soledad, el dolor y la muerte, ahora qué pueden hacernos,mirarnos mal, decirnos malas palabras, ignorarnos... nada comparado con el antes.

"Estamos parados sobre hombros de gigantes", valientes, perseverantes, luchadores, fieles! dirán lo mismo de nosotros las próximas generaciones?

“Cómo nos recordarán cuando nuestros días lleguen a su fin en este mundo? ¿Seremos recordados por tener un lindo auto? Por haber acumulado dinero y ser famosos? (… Portener una hermosa familia y una vida tranquila y cómoda...)”. Toby McKeehan.

“Qué pensará la gente? Qué pensará la gente si soy diferente … quizá piensen que soy raro, quizá piensen que soy fascinante, pero en realidad no me importa. Mi vida le pertenece a Dios, he pasado de ser un inocente espectador, a un activo y fiel participante en aquello que Dios me ha llamado a hacer. Qué pensará la gente?Espero que todo lo que haga, los haga pensar en Jesús!”. Michael Tait.

“El linaje de estos locos por Jesús se extiende a través de la historia, mucho más allá de los años”. Kevin Max.

Ivan Moiseyev
18 años de edad
U:R:S:S
1.970

“Permita Dios que esta flor viviente que entregó la fragancia de su juventud sobre la cruz, sirva como ejemplo para todos los jóvenes fieles. Y que ellos amena Jesús tanto como lo amó nuestro hijo”.

Aunque nunca antes había estado allí, el joven Moiseyev, conocido como “Vanya”, sabía muy bien lo que le esperaba en la oficina del comandante. Los comunistas no cesaban de citarlo para que se presentara en el cuartel general con el fin de platicar con él, y ver si podían “Reeducarlo”, y convencerlo de que negara su fe en Dios.

Era la hora delalmuerzo, y el sol resplandecía en el cielo azul y la nieve alrededor parecía brillar. Moiseyev aprovechó para alabar a Dios por este tiempo que podía pasar a solas orando y cantando, mientras caminaba a lo largo de la acerca cubierta de nieve.
Era una mañana tan esplendorosa que, al principio Moiseyev no lo notó, pero de pronto sus ojos lo percataron. Una estrella brillante comenzó a caer desde elcielo. Su apariencia era como la de un cometa, y se acercaba haciéndose cada vez más grande.

Levantó la vista para ver que un ángel estaba sobre él, resplandeciente y poderoso. El corazón de Moiseyev se inundí de gozo y temor.

El ángel no descendió a tierra por completo, sino que mantuvo suspendido en el aire como a unos 200 metros sobre la tierra. El ángel caminaba en el aire como si estuvierasiguiendo el mismo camino que Moiseyev. Y entonces el ángel habló:

- “No temas ir, Ivan. Yo estaré contigo”.

Ivan no pudo emitir palabra alguna, pero el gozo que sentía era como un fuego en su interior. De alguna manera logró llegar hasta la oficina ddel comandante Gidenko, y tocó en la puerta suavemente.

El comandante Gidenko, que ocupaba el primer puesto en el comité de Instrucciónpolítica, levantó la vista al entrar el joven soldado. Ivan Moiseyev había sido interrogado una y otra vez por muchos otros hombres, y nunca se retractó de sus creencias. Y aún así, Gidenko estaba seguro de poder resolver este problema.

- Moiseyev, tú no tienes cara de ser un mal estudiante. ¿entonces por qué no estás aprendiendo las respuestas correctas?. – Preguntó el superior.

- A veces...
tracking img