Juan Bautista Aguirre

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (652 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 16 de marzo de 2014
Leer documento completo
Vista previa del texto
Unidad Educativa “Julio María Matovelle”
Religiosas Oblatas

Tema: “Carta a Lizardo” – Juan Bautista Aguirre

Juan Bautista Aguirre y Carbo (Daule, actual Ecuador, 11 de abril de 1725 - Tívoli,actual Italia, 15 de junio de 1786) fue un notable escritor y poeta de la América colonial. Es considerado como uno de los precursores de la poesía hispanoamericana y ecuatoriana.
Fue hijo delcapitán de milicias Carlos Aguirre Ponce de Solís y de Teresa Carbo Cerezo, ambos guayaquileños. Estudió en el Colegio Seminario de San Luis de Quito, en donde residió treinta años, casi la mitad de suvida. En 1758 ingresó en la Compañía de Jesús.
Enseñó en Quito en la Universidad de San Gregorio Magno hasta que los jesuitas fueron expulsados de Hispanoamérica en 1767. El 20 de agosto de ese añopartió de Guayaquil con rumbo a Faenza, Italia, lugar de confinamiento para los jesuitas quiteños.
Ya en Italia, fue superior del convento jesuita en Ravena y rector del colegio en Ferrara. Luego deextinguida la orden de los jesuitas por el Papa Clemente XIV en 1773, fijó su residencia en Roma bajo el pontificado de Pío VI. Fue amigo del obispo de Tívoli, monseñor Gregorio Bamaba Chiaramonti, futuroPío VII.

Obras:
- Poesías de Juan Bautista Aguirre (5)
A una dama imaginaria (Qué linda cara que tienes)
A unos ojos hermosos (Ojos cuyas niñas bellas)
Breve Diseño de las Ciudades de Guayaquil yQuito (Dichoso paisano en quien)
Carta a Lizardo (¡Ay, Lizardo querido!)
Décimas a Guayaquil (Guayaquil, ciudad hermosa)
- Sonetos de Juan Bautista Aguirre (2)
A una rosa (En catre de esmeraldasnace altiva)
Soneto moral (No tienes ya del tiempo malogrado)
“Carta a Lizardo”
Estructura:
¡Ay, Lizardo querido!
si feliz muerte conseguir esperas,
es justo que advertido,
pues naciste unavez,
dos veces mueras.
Así las plantas, brutos y aves lo hacen:
dos veces mueren y una sola nacen.
Entre catres de armiño
tarde y mañana la azucena yace,
si una vez al cariño
del aura suave...