Juan taurete

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (423 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 9 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
JUAN TA’URETE

Puedes imaginarte una marioneta que además de querer tener vida propia como pinocho, quería ser poeta?…

Pues sí, esta es la historia de Juan Ta’urete que nació de las manos de unaescritora, ella quería hacer un personaje que se moviera según ella desplazara los hilos entre sus dedos, quería sentir el poder de la manipulación… su marioneta debía ser un ser ambiguo que notuviera sexo, que le gustara moverse armónicamente contonearse para provocar gusto a sus espectadores, entonces ella aprendió la sutileza de los hilos corriendo entre sus dedos…

Bárbara, la escritoratenía una colaboradora era un personaje enigmático vivía en un sitio sórdido y se dedicaba a fabricar trajes para muñecos, esos trajes le inyectaban vida y modificaban la apariencia del muñeco, un díale hizo un traje a Juan Ta’urete de conejito, y Juan se sintió como conejito… un conejito nervioso con sus orejas palpitantes… admirando la frescura y luminosidad de los colores del campo. JuanTa’urete imaginaba que la magia de su traje le inspiraba para escribir como Tagore.

Otro día lo vistieron de vampiro y Juan Ta’urete se movía enigmáticamente… y sintió lo oscuro de las palabras deultratumba de Stoker.

Otro día lo vistieron de travesti y Juan Ta’urete se contoneaba provocativamente, aprendió la forma de provocar con sus movimientos y se sentía pues, como Rimbaud.

Juan Ta’uretetenia alma de poeta, un alma atrapada en una cárcel de palo, su propia naturaleza… Lo maravilloso de su situación era la infinita posibilidad de transformarse de sentirse siempre distinto. De sentirla diferencia según la escena que le tocase, porque tenía que exhibirse cada tanto ante un público siempre extasiado por su capacidad histriónica; porque Barbara aunque vivía de sus artículos para unarevista y un periódico amaba la puesta en escena de un teatrino que ofrecía en las ferias de los pueblos.

Su marioneta existía sólo si ella se lo permitía pero Juan Ta’urete tenía alma de...
tracking img