Kdfikid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 18 (4277 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de diciembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
Discurso de Demostenes
Si se nos hubiera propuesto deliberar sobre algún asunto nuevo, yo hubiera esperado a que hubiesen expuesto su parecer la mayoría de los oradores. De haber estado de acuerdo con sus opiniones, habría guardado silencio; en caso contrario, habría procurado manifestar la mía. Mas como ahora vamos a considerar asuntos que ya han discutido en repetidas ocasiones los oradores,me atrevo a suponer que alcanzaré vuestra benevolencia aún siendo el primero en subir a la tribuna. Porque si esos oradores os hubieran aconsejado tiempo ha lo que convenía, no tendríais por qué entrar de nuevo en deliberaciones.
Lo primero es, pues, varones atenienses, que no debéis desalentaros por la presente situación, por desesperada que os parezca; precisamente lo que en ella ha sido hastaahora lo peor, es lo que mejor pinta para el futuro. ¿Cómo es esto? Si van mal los negocios es porque vosotros no habéis cumplido con vuestro deber, que si hubiérais cumplido y, a pesar de eso, fueran los negocios como van, no habría entonces ni esperanza de una posible mejoría.
Después, es menester que meditéis en lo que unos habéis oído contar y a otros os ha tocado presenciar personalmente, asaber, cómo, ostentando en épocas no muy lejanas tan formidable poder los lacedemonios, fuisteis capaces de manejar los asuntos tan honrosa, bella y convenientemente para la ciudad, que sostuvistéis contra ellos una guerra por defender la legalidad. ¿Que por qué saco a colación esto ahora? Para que sepáis, varones atenienses, y caigáis en la cuenta de que nada hay temible para vosotros si estáisprevenidos, mientras que nada tendréis de cuanto deseáis si no estáis sobre aviso. Que os sirvan de ejemplos, para confirmarlo, por una parte la victoria que alcanzásteis sobre el poderío lacedemonio con sólo estar atentos a lo vuestro, y por otra la insolencia de Filipo, que nos trae perturbados hasta el grado de no atender a lo que nos conviene.
Y si alguno de vosotros juzga que Filipo esinvencible, porque contempla su enorme poderío y ve que nuestra ciudad no conserva ya aquellas fuertes posiciones, tome en consideración que antaño nosotros poseiamos Pidna, Potidea, Metona y toda la región circunvecina, y que muchos de los pueblos que ahora se han aliado con Filipo eran entonces libres y hasta preferían ser amigos nuestros. Si Filipo hubiera discurrido entonces como nosotros y hubierajuzgado que era difícil combatir a los atenienses, porque poseían tantas fortalezas en su propio territorio, en tanto él no contaba con aliados, no habría hecho nada de lo que ha hecho ni habría adquirido una fuerza tan grande. Pero él, atenienses, ha comprendido muy bien un cosa: que todas esas plazas son premios de guerra, indistintamente propuestos a todo el mundo, y que por ley de naturalezalos bienes de los ausentes corresponden a quienes van en su busca, y los de los negligentes a quienes se deciden a arrostrar penas y peligros.
Guiado por ese convencimiento lo destroza y lo domina todo, tanto los pueblos que ha subyugado con las armas como los que se ha ganado convirtiéndolos en amigos. Porque es un hecho que todos prefieren aliarse e ir a la par con aquellos a quienes venpreparados y decididos a hacer lo más conveniente. Pues bien, atenienses, si ahora queréis adoptar este principio ya que no lo habéis hecho antes, y cada uno de vosotros, en lo que atañe a su deber y en lo que podría ser útil a la ciudad, esta dispuesto a dejar todo subterfugio y actuar, contribuyendo quien tenga dinero, sirviendo en el ejército quien esté en edad de ello; en una palabra, si queréisdepender de vosotros mismos y cada uno deja de esperar que él no tendrá que hacer nada y que el vecino lo hará todo por él, entonces, si el cielo lo permite, volveréis a tomar cuanto era vuestro, recobraréis lo que ha perdido vuestra negligencia y os vengaréis de Filipo.
Porque no vayáis a imaginaros que los triunfos le siguen como si fuera un inmortal, no. También hay, atenienses, quien le odia,...
tracking img