Kino: kino: un viaje de encuentros y extravíos en el noroeste de méxico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4709 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Kino: un viaje de encuentros y extravíos en el noroeste de México
Luz Fernández de Alba
Soy un tirolés del distrito de Trento,
pero no sé si considerarme italiano o alemán,
ya que he vivido más de la mitad de mi vida
en Alemania (...) En la actualidad tengo 37 años.

Carta del padre Kino a la duquesa de Aveiro,, Cádiz, 1680.

Del misionero jesuita EusebioFrancisco Kino se ha dicho que son pocos los hombres que como él “merecen un elogio tan grande por sus obras de colonización y de exploración en los desiertos del Noroeste de la Nueva España” (Böse 1989: IX)[1]. Se sabe también que fue el padre Kino quien, a fines del siglo XVII y principios del XVIII, logró extender las fronteras del dominio español y de la cristianización más allá de lasconquistas que habían hecho los ejércitos desde la llegada de Hernán Cortés hasta el fin del periodo Colonial, que en México habría de terminar con su Independencia de la Corona española en 1810.
Sin embargo, los geógrafos de los siglos XIX y XX casi no lo mencionan. Y de los del siglo XXI puede decirse que sólo en el ámbito académico de los historiadores o de los estudios culturales, y noen el de la literatura de viajes, se han reconocido sus méritos. Tal es el caso del Simposio “Los jesuitas de habla alemana en las misiones americanas”, organizado en 2005 conjuntamente por la Cátedra Extraordinaria “Guillermo y Alejandro de Humboldt” de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y por el Departamento de Historia de la UIA.[2]
En agosto de 2009, terminó la primeraexposición –presentada por la UNAM y otras instituciones de México-- que explora la gran herencia cultural y artística que dejaron las misiones fundadas por los jesuitas en el norte de la Nueva España de 1600 a 1821. (Ilus 5). En ella el padre Eusebio Francisco Kino es el gran ausente. No sólo no hay referencias a su labor de más de veinte años como misionero en el noroeste de México, sino que tampocose exhibe ninguna representación de su persona. Cierto es que hasta la fecha no se ha descubierto ningún retrato del padre Kino y que el dibujo a lápiz que aquí se reproduce (Ilus 6) fue hecho en 1961 por una renombrada artista de Tucson, Arizona, a partir de una serie de 21 fotografías de cuatro generaciones de la familia Chino, según dice el jesuita Ernest J. Burrus (1965: 17) en el prólogo deKino and the Cartogrohy of Northwestern New Spain, Tucson, Arizona.
La vida de este notable misionero, que pasó más tiempo montado sobre un caballo que adentro de una iglesia –recorrió cerca de 13 mil kilómetros y, en 24 años hizo más de cuarenta viajes a las tierras desconocidas de la América Septentrional, en donde fundó una red de 25 misiones en los principales núcleos de población--está marcada por una serie de encuentros y extravíos que quizás hayan contribuido a su escaso conocimiento dentro de la Historia de México.

Encuentro de un nombre

“La biografía de Kino arranca con un signo de interrogación” afirma su biógrafo[3], el historiador norteamericano Herbert Eugene Bolton, quien siguió las huellas del misionero -- tanto en archivos y bibliotecas como físicamente--desde su nacimiento en Europa en 1645 hasta su muerte en México en 1711. (Ilus 1)
Durante varios siglos muchos autores no dudaron de que el misionero fuese alemán, y de que su verdadero apellido era Kühn. Uno de ellos es Alexander von Humboldt, quien en su Ensayo Político alude a Kino como padre Kühn (Humboldt 2002: 197, 198 y 202). También el historiador mexicano Francisco Javier Clavijerodice en su Historia de California, publicada en 1852, que el verdadero nombre de Kino era Kühn.
El biógrafo norteamericano, en cambio, afirma que Kino era italiano, originario de Segno un poblado próximo a la ciudad de Trento, donde fue bautizado el 10 de agosto de 1645 con el nombre de Eusebius, hijo de Franciscus Chinus, apellido que fue derivando en Chini y Chino. Cuando Eusebio era...
tracking img