La única tragedia no fue la muerte de d.q.

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (526 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ÚNICA TRAGEDIA NO FUE LA MUERTE DE D.Q.
Y así fue como después que me fui a vivir con don Luis me di cuenta que él era un engaño, simplemente quería usarme; pero, de esto me di cuenta muy tarde,y ahora soy víctima de un hombre, un mal hombre, un hombre engañoso, un hombre de apariencias que hizo de todo para enamorarme, convenciéndome que su amor hacia mí era tan grande que nadie, jamás,podría explicarlo, sin saber que todo esto era una mentira.
Sí, una mentira, una mentira que le costó la vida a mi padre, una víctima más de este hombre. Y es que después que Don quijote murió, éldecidió que nos fuéramos muy lejos, nos mudamos a la Guyana, en Sudamérica, un mundo totalmente desconocido para mí, lejos de mi vida, de lo que era yo. Pero, acepté, pues pensé que sería el comienzo deuna de las más maravillosas aventuras de mi vida, ¡qué idea tan errónea!
Cuando llegamos allá me di cuenta de la realidad, él cambió completamente, su actitud era diferente, no se parecía en nada aldon Luis que me enamoró, al don Luis que fue tras de mí buscando mi amor y que me cantaba cada noche a mi ventana los más hermosos poemas que a una mujer se le podía dedicar. No permitía que mecomunicara con mi padre, no dejaba que le escribiera y tampoco que yo leyera las cartas que mi padre me enviaba; me trataba como su empleada y yo no podía hacer nada.
Debido a todo esto, a que mi padre norecibía una carta de mi parte, comenzó la mayor desgracia de mi vida. Mi padre decidió buscarme, él necesitaba saber que pasaba conmigo porque jamás le escribía y viajó a la Guyana en mi búsqueda;cuando llegó acá no sabía qué hacer golpeó puerta a puerta hasta que aquel día abrí la puerta, alguien tocaba, y delante de mis ojos apareció mi padre, amé verlo, pero después me arrepentí, hubiesepreferido jamás volverlo a ver. En ese momento me preguntó don Luis: “¿Quién es?”, no sabía que decirle, ya le tenía miedo, tenía miedo a su reacción y no me equivoqué al sentir ese miedo.
Al ver que no...
tracking img