La balada de la carcel del reading

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4135 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
La

Balada de la Careel de Reading
Osear Wilde

Osear Wilde

~

Balada de la cárcel de Reading

Osear Wilde

Balada de la cárcel de Reading
Traau(ció'l de:

J.

DOMiNGUEZ

EDITORIAL Y LIBRERIA GONCOURT
Buenos Aires

in Memoriam Charles Thomas Wooldridge Ex soldado de la Guardia Real de Caballería. Murió en la cárcel de S. M., Reading, (Berkshire) , el 7 de julio de 1896.7

1

Ya no vestía su chaqueta roja porque rojos son la sangre y el vino, y sangre y vino había en sus manos cuando lo sorprendieron con la muerta, la pobre mujer muerta a la que amaba y a quien había matado en su lecho.

Marchaba entre los condenados en su raído uniforme gris. tocado con un casquete de cricket; y su paso era alegre y ligero, pero jamás he visto a ningún hombre mirar tanansiosamente la luz del día.

Jamás he visto a ningún hombre mirar tan ansiosamente ese breve toldo azul que los cautívos llaman cielo, y cada nube que bogaba al acaso con sus velas plateadas.
9

Iba yo con otros condenados dentro de otra fila, no sabiendo si el delito de aquel hombre sería grave o pequeño, cuando alguien en voz baja murmuró a mis espaldas: -Ese tipo será ahorcado.

¡Diosmío! Los mismos muros de la cárcel parecieron temblar de pronto, y el cielo sobre mí se convirtió en un casco de candente acero, y aunque también yo era un alma en pena mi pena ya no pude sentir.

Pero supe qué torturado pensamiento apresuraba su paso, y porqué miraba aquel hombre tan ansiosamente la luz del día: había matado lo que amaba y por eso tenía que morir.

10

Pero todos ~oshombres matan lo que aman, oídio, oídio t~OS! unos lo hacen con una mirada de odio, otros con amables palabras; el cobarde lo hace con un beso. iY el valiente con un puñal!

Unos matan su amor cuando son jóvenes y otros cuando son viejos; unos lo ahogan con las manos de la lujuria y otros con las manos del oro; los más piadosos matan con el acero que a los muertos enfría pronto.

Hay quienes amanpoco; otros demasiado, venden unos amor, y otros lo compran! algunos matan con muchas lágrima. y otros sin un sl1slliro; porque todos los hombres matan lo que aman pero no todos mueren por ello.

11

No mueren de muerte infamante un día de negra vergüenza; no se les echa el nudo corredizo en torno al cnell,.J ni la mortaja sobre el rostro; no sienten, a través del suelo caer sus pies en elvacío.

No conviven con hombres silenciosos que los vigilan noche y día, que los vigilan cuando quieren llorar y los vigilan cuando quieren rezar; que los vigilan noche y día para que no roben su presa al patíbulo.

No despiertan al alba en una celda ocupada por tétricas figuras: el Capellán estremecido en su traje blanco, el Alguacil lúgubremente torvo, y el Director de la Prisión de rigurosotraje negro, con el amarillo rostro del Juicio Final.

12

No se levantan con desgarrante prisa para v~stir sus ropas d~ condenados, mientras un doctor de groseras palabras los acecha, y anota cada contracción nerviosa, consultando un reloj, cuyos débiles tictacs, parecen abominables martilla;os.

No conocen esa sed repulsiva que reBeca la garganta, antes de que el verdugo con sus guantes decuero se deslice por la acolchada puerta, yate al reo con tres correas de cuero para que la garganta ya jamás tenga sed.

No inclinan la cabeza escuchando el oficio de difuntos, no pasan ante su propio ataúd cuando el alma acosada les dice que aún no están muertos en camino hacia el horrendo tablado.

13

No miran ansiosamente el aire a través de un pequeño tejado de vidrio; no rezan conlabios de arcilla para que acabe su agonía; no sienten sobre la lívida mejilla el beso de Caifás.

11
Durante seis semanas el penado recorrió el patio en su mísero uniforme gris tocado con su casquete de criket; y su paso era alegre y ligero, pero jamás he visto a un hombre mirar tan ansiosamente la luz del día.

Jamás he visto a un hombre mirar tan ansiosamente ese breve toldo azul que los...
tracking img