La casa del gato

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 236 (58957 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CAMINO OSCURO
(Serie multiautor: "Diablo". Trilogía: "Kabraxis", vol.1)
Mel Odom

The Black Road
Traducción: Jesús María Abascal Pérez

_____ 1 _____

Darrick Lang tiró del remo y recorrió con la mirada los acantilados cubiertos de velo nocturno que jalonaban el río Dyre, esperando permanecer fuera de la vista de los piratas a quienes perseguían. Desde luego,sólo sabría si habían sido descubiertos después del ataque inicial, y los piratas no eran conocidos por su generosidad hacia los marineros de la armada de Westmarch. En especial, aquellos que les iban a la caza bajo las órdenes del Rey de Westmarch. La posibilidad de ser capturado no era un pensamiento agradable.
El bote se impulsaba a golpe de remo contra la dócil corriente, pero la proacortaba el río tan limpiamente que el agua no chapoteaba en el casco. Los centinelas apostados en los riscos circundantes darían la alarma si el bote era visto u oído, lo que sería un completo infierno por el que pagar. Si tal cosa ocurría, Darrick estaba seguro de que ninguno de ellos volvería al Estrella Solitaria, que les esperaba en el golfo de Westmarch. El capitán Tollifer, dueño del velero, erauno de los comandantes navales más responsables de todo Westmarch, y no tendría ningún problema en partir si Darrick y su grupo no volvían antes del alba.
Doblando la espalda e inclinándose hacia delante, Darrick sacó el remo del agua y habló en voz baja.
--Calma, chicos. Tranquilidad, y saldremos de esta. Entraremos y nos iremos antes de que esos malditos piratas sepan que lo hemoshecho.
--Si tenemos suerte --susurró Mat Hu-Ring junto a Darrick.
--Confiemos en ella --replicó Darrick--. Nunca he tenido nada en su contra, y parece que tú siempre tienes mucha en reserva.
--Tú nunca has sido de los que confían en ella --dijo Mat.
--Nunca --asintió Darrick, sintiéndose un poco engreído a pesar del peligro al que se enfrentaban--. Pero no me olvido de los amigosque sí la tienen.
--¿Es por eso que me has traído contigo en esta pequeña aventura tuya?
--Sí --replicó Darrick--. Y según mis cálculos, te salvé la vida la última vez. Supongo que me debes una.
Mat mostró una sonrisa abierta en la oscuridad, y el blanco de sus dientes atravesó su oscurecido rostro. Al igual que Darrick, llevaba negro de humo para ocultar sus facciones y hacerseparte de la noche. Pero mientras que Darrick era pelirrojo y tenía la piel bronceada, Mat era moreno y de piel clara.
--Oh, pero esta noche te sientes en forma y listo para ignorar la suerte, ¿verdad, amigo mío? --preguntó Mat.
--La niebla se mantiene. --Darrick señaló con la cabeza los ondulantes jirones de plata gris que permanecían sobre el río. El viento y el agua trabajaban juntos esanoche, y la niebla descendía hacia el mar. Con tal calina, la distancia parecía incluso mayor--. Quizá podamos confiar más en el clima que en tu suerte.
--Y si seguís dándole a la picota como lo estáis haciendo --dijo el viejo Maldrin refunfuñando con su ronca voz--, a lo mejor los guardias que no estén durmiendo allá arriba os oyen y preparan alguna de las emboscadas que tienen listas. Yasabéis que la gente es más vulnerable sobre agua que sobre tierra.
--Sí --asintió Darrick--. Y también sé que el sonido no llegará hasta los acantilados desde aquí. Están a unos buenos doce metros por encima de nosotros.
--Estúpido extranjero de Hillsfar --gruñó Maldrin--. Aún eres un imberbe, y demasiado ingenuo para hacerte cargo de esta clase de trabajo. Si me lo preguntáis, el viejocapitán Tollifer no anda bien de la chaveta estos días.
--Pues ahí lo tienes, ayudante de cubierta Maldrin --dijo Darrick--. Nadie te ha hecho ninguna maldita pregunta.
Dos de los otros hombres a bordo de la barcaza se rieron a expensas del viejo segundo oficial. Aunque Maldrin tenía reputación de ser un marinero y un guerrero feroz, los más jóvenes de la tripulación le consideraban algo...
tracking img