La ciencia en el mundo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1442 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Los egipcios, los babilonios, los caldeos, los griegos y los romanos hicieron las primeras contribuciones a la ciencia y la investigación científica. Pero las grandes migraciones del siglo IV destruyeron el mundo clásico en el Mediterráneo y la Iglesia cristiana, más interesada en la vida del alma que en la del cuerpo, consideraba que la ciencia era una manifestación de arrogancia humana quepretendía inmiscuirse en asuntos divinos, que pertenecían al reino de Dios, y que, por tanto, estaba relacionada con los siete pecados capitales.
El Renacimiento comenzó a destruir el muro de prejuicios medievales. Sin embargo, la época de la Reforma, que había acabado con el Renacimiento a principios del siglo XVI, fue hostil a los ideales de la «nueva civilización» y otra vez los científicos sevieron amenazados con castigos terribles si osaban traspasarlos reducidos límites del conocimiento establecidos por las Sagradas Escrituras.
El mundo está lleno de estatuas de grandes generales montados a caballo, que conducen a sus valientes soldados a victorias gloriosas. En cambio, a los científicos se los honra con modestas placas de mármol que señalan el lugar donde nacieron o donde descansanen paz. Quizá dentro de mil años, las cosas se hagan de otra manera y los jóvenes de esa feliz época sepan del espléndido coraje y la devoción casi inconcebible que sentían por su deber los pioneros del conocimiento abstracto, que hicieron posible el mundo moderno.
Muchos de los primeros científicos vivieron en la pobreza, fueron despreciados y humillados. Habitaron en cuchitriles y murieron enmazmorras. No se atrevían a poner su nombre en la portada de sus libros, que no podían publicar en su tierra natal y enviaban a alguna imprenta secreta situada en Amsterdam o Haarlem. Estaban expuestos a la amarga enemistad de la Iglesia, católica o protestante, y se les dedicaban sermones interminable que conminaban a los parroquianos a la violencia en contra de aquellos «herejes».
Iban enbusca de asilo. Se refugiaban en los Países Bajos, donde había un mayor espíritu de tolerancia. Allí las autoridades, aunque no veían buenos ojos las investigaciones científicas, no querían actuar contra la libertad de pensamiento. Así que el país se convirtió en refugio intelectual c1 filósofos, matemáticos y físicos franceses, ingleses y alemanes que llegaban en busca de un poco de tranquilidad yuna bocanada de aire fresco.
Roger Bacon, el gran genio del siglo XIII, se le prohibió durante años escribir una sola palabra si no quería tener problemas con las autoridades eclesiásticas. Quinientos años más tarde, los redactores de la gran Enciclopedia filosófica estuvieron bajo supervisión continua de la gendarmería francesa. Cien años más tarde, en los púlpitos, se tildaba a Darwin deenemigo de la especie humana por cuestionarse la historia de la creación que aparecía en la Biblia. Incluso hoy, en algunos lugares, se sigue persiguiendo a quienes se aventuran por los caminos desconocidos del reino de la ciencia. En este mismo instante seguro que en alguna parte del mundo hay un orador que afirma con vehmencia que el gran naturalista inglés se equivocaba y advierte a sus oyentes de la«amenaza del darwinismo».
Claro que estas anécdotas no dejan de ser menudeces. Lo que se tiene que hacer siempre se acaba haciendo, y quienes condenaban a los que tenían visión de futuro y los llamaban «idealistas» luego se aprovecharon como todo el mundo de sus descubrimientos y sus invenciones.
En el siglo XVII, los científicos todavía se decantaban por el estudio por los cielos y laposición del planeta Tierra en el sistema solar. La Iglesia  reprobaba aquella indecente excentricidad y Copérnico, que fue el primero en probar que en el centro del universo se hallaba el Sol y no la Tierra, no publicó sus trabajos hasta el día de su muerte. Galileo pasó gran parte de su vida bajo supervisión de las autoridades eclesiásticas, pero aun así usó el telescopio y dejó a Isaac Newton gran...
tracking img