La danza ecológica cosmogónica

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 15 (3503 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
BIODANZA Y LA DANZA ECOLÓGICA COSMOGÓNICA

Elizabeth Hermosa

Este artículo habla de la BIODANZA, un sistema que promueve los derechos de la vida y por ende de la naturaleza y de los seres humanos. Ella ha dado vueltas por el mundo, gracias a la incansable labor de su creador Rolando Toro que en el 2001 fue nominado al Premio Nobel de la Paz. En Bolivia ella ha sido aplicada en diferentesespacios grupales, con el impulso de de dos bolivianos ligados al mundo de la educación, la investigación y la didáctica, con el fin de compartir lo que une a todos los pueblos de la tierra: las ansias de lo trascendente, la búsqueda de la armonía. A continuación se presenta un testimonio y una reflexión sobre sus principios y propuestas sobre la base de sus experiencia, que aún continúa en nuestromedio, llevada a delante por una de las personas que ha promovido su expansión.

En primera instancia debemos reconocer que el hombre primigenio estuvo ligado al cosmos a partir de su relación con la tierra y las estrellas, interactuaba con ellas e interpretaba las leyes naturales respetando su unión trascendente. Fue con el pasar del tiempo que él se fue alejando de estas dos fuentes desabiduría y hoy debe reconocer su necesidad de volver a encontrar ese lazo con todo el cosmos como manantial de energía.

Evolucionando en su desarrollo cortical, ligado al lenguaje en pensamiento o sonido audible, el hombre encontró una nueva forma de relacionarse con el mundo donde medió la palabra; pre-definido por la filogénesis de su especie que lo determinaba como un ente que la produciría. Conella calificó sus relaciones y a través de ella encontró diversas formas de utilizarla.

Entonces, a partir de la palabra, el ser humano transformó la inicial potencialidad de relacionarse con su entorno, en su implícita libertad de decidir, en una más amplia gama de relaciones entre sí mismo y el universo, donde sin embargo se evidenciaron dos tipos de relaciones mediatizadas por ella: lasrelaciones incluyentes expresadas por el “nosotros” y las relaciones cosificantes como las que expresan cotidianamente los vocablos a menudo utilizados como el “Yo-ello”, donde el otro no se mira, no se reconoce y más bien se le asigna la función del vacío, la dura función de objeto, despersonalizando su esencia divina y cosmogónica portadora de la vida. En este trance la tierra también fuedespersonalizada y alejada, las estrellas sólo adquirieron un significado romántico y ya no trascendente.

La reflexión sobre estas sutiles pero poderosas formas de relacionarse, que tenemos como seres humanos, donde se constata una pugna entre el reconocimiento del otro, más allá de sus valores socialmente atribuidos y ligados a abolengos, titularidades y ostentaciones materiales, y su cosificación, mesurgió a raíz de poderosos encuentros, netamente trascendentes: entre ellos el del descubrimiento de una apenas perceptible capacidad de mirar la luz y la fuerza interior, que muchos llaman dios y que ocurrió a partir de una experiencia espiritual de adolescencia, que podríamos llamar una “experiencia religiosa” como dice la canción, pero que no tuvo relación con la religión en sí.

Otro delos encuentros trascendentes que marcaron mi recorrido, fue el de la Biodanza, al otro lado del océano Atlántico, gracias a un desperfecto del autito familiar que me obligó a utilizar un autobús público y donde encontré, por pura casualidad, como se acostumbra a decir, a Verónica Toro- hija del creador del sistema de Biodanza- y a Raúl Térren docente del sistema, quienes me mostrarían lucernas,claraboyas y catalejos o telescopios para mirar nuevos horizontes y descubrir detalles impensados en el encuentro con otras personas y en mi contacto con la naturaleza.

Esta vez mi encuentro real se produjo mediatizado por la música, en espacios donde surgían movimientos de alta estética y armonía entre personas de un grupo semanal, donde nadie pronunciaba palabra y sin embargo se relacionaban...
tracking img