La educación como formación de virtudes

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2531 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA EDUCACIÓN COMO FORMACIÓN DE VIRTUDES
La educación es la integración de la actividad de enseñar con la acción de aprender cuando ésta tiene carácter formativo, esto es de crecimiento perfectivo para el que aprende. Cuando se habla de la educación como formación de hábitos o virtudes se atiende a su culminación -el aprendizaje formativo- sin por ello olvidar la razón de su génesis -la enseñanzainstructiva-. A lo largo de la vida se reciben multitud de enseñanzas que son estrictamente tales; basta con nombrar solamente las que ofrecen los medios de comunicación social. Respecto de ellos se dice que sólo informan; pero la información no deja de ser una enseñanza con todo rigor, pues muestra algo real mediante signos. No obstante, y aun cuando enseñan, los medios de comunicación social noeducan de suyo, porque no forman; y no forman porque no pretenden promover virtudes, aunque tengan sin duda una notable influencia en la conducta de las personas. Sin las virtudes, las potencias humanas se actualizan indiferenciadamente por cualquier objeto, especialmente en la medida que éste tengaresonancias afectivas. Cuando sólo se quiere dirigir u orientar la actuación de una colectividad deindividuos, basta con informar o dar noticia de algo, presentando la información con una tonalidad afectiva que incita los apetitos concupiscible e irascible a una acción determinada en una situación y momento concreto. No se pretende entonces una estabilidad o permanencia en la conducta, sino una respuesta particular ante un objeto. Cuando se pretende promover la continuidad estable en elcomportamiento, la referencia es la formación de virtudes en la persona. Ayudar a formar virtudes es la finalidad de la enseñanza en la medida que pretenda ser educativa, pues a través de ellas el ser humano crece en la posesión de sus actos, lo que constituye la médula de su perfeccionamiento personal.

La formación de hábitos operativos buenos o virtudes con la ayuda de la enseñanza es la esencia dela educación; y siendo las virtudes perfecciones intrínsecas de las potencias humanas, la educación se realizará según la capacidad de actualización de éstas. Así, en la primera infancia no cabe hablar plenamente de formación intelectual, pues la inteligencia opera débilmente en cuanto tal potencia; aunque esto no impide que puedan desarrollarse ciertas habilidades concretas partiendo de algunasdisposiciones particularmente activas en los sujetos. Hay niños que sorprenden por sus insólitas destrezas para la música, el cálculo mental o la pintura, por causa de una enseñanza y una práctica que ha incrementado unas disposiciones dadas; pero la inteligencia, como entera potencia cognoscitiva, sigue en un grado primerizo o infantil de crecimiento.

Esta consideración indica que laeducación, como el mismo crecimiento personal, tiene una jerarquía y unos grados en su realización que se corresponden con la naturaleza ético-antropológica de la persona; pero no son un mero reflejo de ella. La segunda naturaleza desarrollada y adquirida desde la primera tiene un orden de constitución que no es ético ni antropológico, sino precisamente pedagógico. El desarrollo jerárquico de las potenciasdetermina el sentido y la progresión de la acción educativa, haciendo que ésta atienda a lo primario antes que a lo superior, aunque sin negar su mayor excelencia. Así, las potencias superiores -inteligencia y voluntad- siendo el objeto supremo de la enseñanza y el núcleo decisivo de la formación humana, no son, pese a ello, el primer referente de la acción educativa; pues las potencias superioresrequieren un desarrollo proporcionado de las inferiores para poder operar en plenitud. Dicho de otro modo: siendo los hábitos intelectuales, junto a la justicia y la prudencia, las virtudes superiores, la formación humana comienza atendiendo a las potencias sensitivas a través de las virtudes de la templanza y la fortaleza. Este orden es cronológico, pero también es constitutivo del dinamismo...
tracking img