La espiritualidad de la solidaridad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 170 (42252 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 25 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
LA ESPIRITUALIDAD DE LA SOLIDARIDAD

A la celebración de la Palabra (el diálogo) sigue aquella de la Eucaristía con la consagración (el discernimiento, la elección / sacrificio) viene pues el momento de la comunión, que se expresa como comunicación de bienes espirituales, culturales y materiales. Así que aquí estamos para el tema de la solidaridad.

Introducción
Nos parece significativoiniciar esta reflexión recordando cómo p. Riccardo Lombardi, promotor del Movimiento por un Mundo Mejor y del Grupo que lo anima, había sido objeto de su atención la solidaridad. Ya en su libro "Para un mundo nuevo", que se remonta a 1951, indica, con gran lucidez,la solidaridad como via de superación de las ideologías y de los sistemas sociales de esto deriva: el capitalismo individualista y elcomunismo colectivista. Cuando el término solidaridad no era muy usado, y ciertamente no era la posición que hoy tiene alcance político y cultural importante, entre otras p. Lombardi escribió lo siguiente.

"Para hacer un balance de las experiencias sociales que nos han precedido, los principales sistemas desarrollados por el hombre emancipado de Dios en clima humanista, maneja inevitablemente unadoble realidad: la bandera de la libertad individual en la práctica ha dado lugar a muchas injusticias, y la bandera de la justicia colectivista destruye prácticamente todas las libertades.

Es evidente una nueva era avanza, caracterizada por un nuevo orden, que se está estableciendo con el ritmo con el que hundió a la doctrina comunista: la edad, la espalda superior colectivista,individualista que evitar caer aún más en el exceso superado: l 'edad será el programa de los mejores elementos de dos épocas anteriores, dejando la escoria.

Ya los hombres en la historia moderna quiere una nueva forma de vivir juntos, armonizando realmente lo que era legítimo en las dos experiencias anteriores, pero evita las deficiencias de esos mismos sistemas: la libertad sí, pero sin ir a la injusticiay la explotación de los débiles ; Justicia sí, pero sin destruir la libertad. La fórmula se encuentra en el corazón de muchos, y no hay realmente mucho más cerca entre nosotros de lo que pensamos, es la siguiente: queremos una organización social en conjunto para salvar la libertad y la solidaridad para salvar la libertad, pero cuando los límites destruiría la solidaridad humana , excepto con lasolidaridad, pero sin ir a destruir esta libertad de los individuos.

La bandera de la nueva era puede llamar antes, porque la línea de la historia requiere un único camino: la libertad en la solidaridad. La libertad individual, la afirmación del individuo en la vida, pero con sentido claro de obligación para con la comunidad. Así la libertad, se queda con la solidaridad; Así la solidaridad, sequeda con la libertad (para un mundo nuevo, el capítulo III, 6, p. 59, ed. Civilización Católica de 1951, la cursiva es nuestra).

No faltan en aquella época de políticos y pensadores que buscaron la demoninada “tercera vía”. Pero la caida del comunismo (1989), en cambio, ha desatado el capitalismo más desenfrenado y ha producido el fenómeno de la "globalización". Así que la política ha sidoempleada por la economía - la política se sigue moviendo en una escala nacional, mientras que la economía ahora viaja por el mundo - para que la cultura de la ganancia de gobenar el mundo de la vida social. En este contexto, como veremos, la alternativa a la globalización puede ser aquella de la solidaridad.

Esta línea expresa la doctrina social de la Iglesia, especialmente por Pío XII a JuanPablo II, sobre todo en la encíclica Centesimus Annus y Sollicitudo rei socialis, insiste en la necesidad de la solidaridad no sólo como una virtud personal, sino como la posibilidad de un nuevo fundamento de la vida social. La solidaridad debe ser la cultura universal que conduce a un nuevo orden mundial.

En términos de la espiritualidad de comunión, hay que decir que esto no es real a menos...
tracking img